Apple presentó en octubre, en plena pandemia de coronavirus y tras meses de rumores y retrasos, sus nuevos iPhone 12. Para múltiples fans de la compañía, eran los terminales más esperados del año y, si por algo se caracterizan, es porque por primera vez son compatibles con las redes 5G. EL PAÍS ha probado durante unos días el iPhone 12 Pro, que está disponible desde 1.159 euros y destaca por los resultados realistas y con una buena colorimetría en el ámbito de la fotografía y la estabilización de los vídeos.

El diseño del iPhone 12 Pro varía respecto al de sus antecesores. Si en las últimas generaciones la compañía de Cupertino había apostado por los bordes curvos, la última adopta laterales planos que recuerdan tanto al iPad Pro como a smartphones anteriores, como el iPhone 4 o el 5. El terminal está disponible en cuatro colores: gris, blanco, dorado y azul. La trasera, que no se ensucia con los dedos al utilizarlo, tiene un acabado mate y los bordes, metálicos. Además, se conserva en el lateral izquierdo el ya tradicional botón de silenciado físico.

La pantalla OLED del smartphone, de 6,1 pulgadas, está fabricada con lo que Apple llama ceramic shield, un material que supuestamente es más duro que cualquier cristal y cuatro veces más resistente a las caídas. El canal de Youtube EverythingApplePro ha puesto a prueba la durabilidad de esta pantalla dejando caer el smartphone desde diferentes alturas. La pantalla del iPhone 12 Pro ha llegado a sobrevivir a una caída desde una altura superior a los tres metros —aunque en la misma prueba la del iPhone 12 sí que acaba por romperse—. La trasera del terminal se rompe en ambos casos tras las caídas.

 

El iPhone 12 Pro, como la generación anterior, carece de lector de huellas. En su lugar, se desbloquea con reconocimiento facial. El sistema funciona bien, pero no es la opción más cómoda en plena pandemia de Covid-19 ante la obligatoriedad de llevar mascarilla. En estos casos, el usuario debe conformarse con introducir el código de desbloqueo. De esta manera, la experiencia empeora, por ejemplo, a la hora de intentar pagar rápidamente con el móvil.

Además de una cámara frontal de 12 megapíxeles, el iPhone 12 Pro mantiene el módulo cuadrado de cámaras con tres sensores, también de 12 megapíxeles cada una: una gran angular, una ultra gran angular y un teleobjetivo. En el ámbito de la fotografía, el iPhone 12 Pro es más ambicioso que sus hermanos pequeños —iPhone 12 Mini y iPhone 12—, pero menos que el Pro Max. El terminal no da un gran salto respecto al iPhone 11 Pro. Aun así, en general, los resultados son positivos. Se consiguen fotografías muy realistas, con una buena colorimetría y un nivel de detalle destacable.

A Apple no le cabe duda de que la realidad aumentada va a cambiar la forma de trabajar, aprender, jugar e interactuar con todo lo que nos rodea. Una de las principales novedades de este smartphone es que incorpora un sensor LiDAR, que sirve para calcular la profundidad de diferentes objetos en una habitación y mejorar así las posibilidades en el ámbito de la realidad aumentada. Del mismo modo, puede ser útil en el campo de la fotografía, ya que permite mejorar el enfoque en condiciones de baja iluminación. Aun así, en ambientes con poca luz, en ocasiones es imposible salvar el ruido en algunas imágenes.

La grabación se hace por defecto en HDR y Dolby Vision. Esta última tecnología —que pueden incluir desde ordenadores a televisiones, videoconsolas o smartphones— se caracteriza porque busca mostrar una imagen ultra vívida, reflejos más brillantes y una amplia gama de colores. Al igual que las fotografías, los vídeos grabados con el iPhone 12 Pro son realistas y se consigue una buena definición. Pero si hay algo que destaca en la creación de contenido, son los resultados que se consiguen con el sistema de estabilización.

Almacenamiento, batería y procesador

Hay tres versiones del iPhone 12 Pro —de 128 GB, 256 GB y 512 GB de almacenamiento—. El terminal que ha probado este periódico es el de 512 GB. En cuanto a la memoria RAM, Apple no suele revelarla en sus eventos, pero todo parece indicar que tiene 6 GB, según el portal MacRumors. la empresa tampoco suele especificar la capacidad de sus baterías. En este caso, la autonomía no destaca especialmente frente a otros terminales de gama alta pero, con un uso normal, se extiende durante un día entero.

Este año por primera vez los iPhone 12 no incluyen en la caja ni cargador ni auriculares. Solo vienen con un cable Lightning-USB tipo C. Esta decisión ha resultado polémica al ser vista también como una forma de quitar estos accesorios de la caja para aminorar costes y luego venderlos por separado. ¿Cómo puede afectar esta decisión al usuario? Depende. Algunos tendrán en casa algún cargador que les permita llenar la batería del móvil. Pero otros se verán obligados a comprarlo, especialmente teniendo en cuenta que una gran parte de los cargadores de móviles Android no tienen el USB tipo C que se necesita para cargar en este caso el iPhone. El usuario puede optar también por adquirir el cargador MagSafe. El smartphone cuenta en su trasera con un sistema de imanes que sirve para dejarlo fijado a este cargador al ponerlo encima.

Apple estrena además en el terminal el nuevo procesador A14 Bionic, que es el mismo que lleva el nuevo iPad Air. La compañía asegura que el procesador y la gráfica consiguen un 50% más de velocidad que los mejores chips de otras marcas. En la prueba realizada por este periódico, el rendimiento ha sido el esperado de un gama alta en todos los supuestos: desde al utilizar juegos hasta al usar apps de realidad aumentada.

Sí se echa en falta una mayor tasa de refresco de la pantalla. Es decir, que la pantalla actualice la imagen que muestra más veces por segundo. En el iPhone 12 Pro se mantiene la de 60 Hz frente a la que ya incluyen otros fabricantes como Samsung o Realme que alcanza los 120 Hz. Cuanto mayor sea la tasa de refresco de un terminal, las animaciones y los desplazamientos entre pantallas son más fluidas.

 

Los primeros teléfonos de Apple con 5G

Los nuevos iPhone 12 son por primera vez compatibles con las redes 5G y además cuentan con un modo para ahorrar batería cuando no se necesitan las velocidades que ofrece esta tecnología. Las conexiones con el 5G serán 100 veces más rápidas que las actuales. No obstante, por el momento solo alcanzan velocidades medias 10 veces superiores al 4G. Además permiten una baja latencia, algo que especialmente notarán los gamers. La latencia es el tiempo de respuesta que tarda un dispositivo en ejecutar una orden desde que se le manda la señal.

 

Con Información de El País