Apple confirmó en 2017 que ralentizó los iPhone En a través de la actualización a iOS 12.2.1 y iOS 11.2. El movimiento, según Apple para no degradar la batería, le costó ya 25 millones de euros en países como Francia, y ahora tendrán que pagar 113 millones de dólares tras un acuerdo con 34 estados de EEUU, cifra que se suma a los 500 millones de dólares que acordó pagar en marzo de este año.

Los fiscales generales han demandado a Apple por ocultar este problema, así como beneficiarse por las ventas de personas que compraron un iPhone nuevo por el mal rendimiento del anterior, cuando todo se debía a la batería.

Ralentizar los iPhone le costaría a Apple 100 millones extra

Iphone

El acuerdo ya es oficial aunque está pendiente de ser aprobado por el juez. En marzo de 2020 Apple acordó pagar entre 310 y 500 millones de dólares, tras admitir que había ralentizado los iPhone antiguos. Este “batterygate” afectó a los iPhone 6, 6S y iPhone 7, cuyo rendimiento se vio mermado tras actualizar a nuevas versiones de iOS.

El tribunal de California estableció un acuerdo, tras recopilar demandas de entre 2017 y 2018, de entre 310 y 500 millones de dólares. Ahora, llega un segundo acuerdo, esta vez con 34 estados de los EEUU, en el que se refleja que la compañía pague 113 millones de dólares.

Será el día 4 de diciembre cuando se cierre completamente el acuerdo, que está ya fuera del plazo de alegaciones. Desde iOS 13, el control de vida útil de la batería está más controlado, con herramientas como la carga optimizada. Sin duda, el movimiento de Apple con los antiguos modelos ha sido toda una lección aprendida.

Con información de: Xataka Android