Los macabros detalles del asesinato de los hermanos Caballero en Guárico

Miguel Enrique Caballero y Katherine Caballero, hijos Miguel Antonio Caballero, un conocido empresario del municipio Barbacoa del estado Aragua, fueron asesinados entre la noche del viernes 15 de marzo y la madrugada de este sábado 16 de marzo en un basurero de la población de El Sombrero, en el estado Guárico.

Según la información José Rafael Ramírez, los hermanos habían participado en una reunión política a favor de la gestión que impulsa el presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó. Ambos se encontraban llegando a su residencia cuando un grupo comando asaltó la vivienda y los sacó agresivamente.

Los sujetos los metieron en la camioneta de Katherine y se los llevaron. Los jóvenes presentaban síntomas de haber sido brutalmente golpeados. El periodista señala que sobre este hecho, el Gobierno del estado Aragua ha mantenido un hermetismo total y ninguna persona de los cuerpos policiales ofrece información al respecto.

Javier Mayorca, periodista, señaló en su cuenta en Twitter que desde horas de la madrugada de este domingo, comandos rutares y del Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro (Conas) de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) realizaban redadas junto con funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) para dar con los presuntos implicados en los asesinatos.

La vivienda de la familia Caballero, donde irrumpieron los antisociales, tenía varias cámaras de seguridad que facilitaron la identificación de los implicados. Uno de ellos habría sido el sargento Frecny Ramírez, quien fue ultimado este domingo en un presunto enfrentamiento, según apunta Mayorca en la red social.

“El grupo de hampa común se llevó una pick up Chevrolet blanca y una moto KLR de las víctimas, que fue abandonada en El Sombrero el sábado. Este elemento también facilitó la identificación de los asaltantes. Las redadas policiales y militares han sido intensas. Buscan a seis más”, comunicó.
Con información de Noticias al dia y a la hora

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*