Jorge Arreaza descolgó el cuadro del presidente encargado Juan Guaidó de la sede diplomática y puso uno de Hugo Chávez.


El régimen de Nicolás Maduro volvió a tomar control de la Embajada de Venezuela en Bolivia, con el canciller Jorge Arreaza al mando.

“Cargados con el amor del comandante Hugo Chávez por el pueblo boliviano, Venezuela recupera su embajada en Bolivia y devuelve a su lugar de origen el emblemático cuadro del comandante, recuperado por los diplomáticos en el momento del golpe de Estado”, expresó la Cancillería en su cuenta de Twitter.

“Con gran orgullo informamos que volvieron Chávez y Bolívar a la misión diplomática de Venezuela en Bolivia. ¡No volverán!”, agregó la institución chavista.

En las imágenes publicadas por la Cancillería del régimen se ve el momento en que Arreaza baja el cuadro del presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, y pone en su lugar uno de Simón Bolívar.

 

El año pasado, luego de la renuncia de Evo Morales a la Presidencia de Bolivia, Jeanine Áñez, que asumió el cargo temporalmente, reconoció a Guaidó como mandatario de Venezuela, por lo que le pidió que designara un representante allí.

Por un tiempo Guaidó contó con  un nuevo aliado en la región, pero con la victoria electoral de Luis Arce, delfín político de Morales, perdió el apoyo de ese gobierno, alineado a la ideología autoritaria del chavismo.

Con información de EL NACIONAL.