El PSUV se concentró para el cierre de campaña electoral, donde las medidas para prevenir la covid-19 brilló por su ausencia


Venezuela cerró este jueves la campaña para las elecciones legislativas del domingo, que ha sido prácticamente un desfile monocolor chavista sin ninguna alternativa fuerte. El acto más llamativo del día lo protagonizó Nicolás Maduro con una concentración de su partido en el centro de Caracas, en el que, como ha sido norma en toda la campaña, el respeto a las medidas para prevenir la covid-19 brilló por su ausencia.

“Nosotros, desde las calles de la histórica y heroica Caracas, les decimos: ¡váyanse al carajo! No nos importa nada lo que diga el imperio norteamericano, lo que importa es lo que haga el pueblo de Venezuela”, dijo Maduro en el acto de cierre de campaña del chavismo para las elecciones legislativas.

“Esta elección es una oportunidad para medir fuerzas, para ver quién tiene más pulso, el imperialismo norteamericano y la oposición rastrera o el pueblo bolivariano”, indicó subido a la tarima y frente a miles de simpatizantes del gobernante Partido Socialista Unido (PSUV).

De ese duelo, según el mandatario, dependerá su permanencia en el poder, pues Maduro ha ofrecido irse del palacio presidencial de Miraflores si el oficialismo pierde estas votaciones a las que no acude Guaidó, reconocido presidente interino de Venezuela por unos 50 países.

Pese a que los grandes nombres de la oposición no acudirán a las elecciones, sí lo harán sus partidos, intervenidos por el Tribunal Supremo de Justicia.

Tras la intervención, nombró como líderes de los partidos a antiguos militantes expulsados de las organizaciones y acusados de corrupción por sus excompañeros, dejando de lado a aquellos políticos que los encabezaban hasta ese momento.

Con información de EL NACIONAL.