Los especialistas consideran que esta nueva ley puede ser el origen de futuros casos de corrupción.


Nicolás Maduro, abre las puertas del petróleo venezolano, a aliados como China, con una controversial legislación llamada Ley Antibloqueo, y la cual les permitirá realizar inversiones bajo anonimato.

Especialistas en el tema consideran que esta ley, la cual fue aprobada el pasado 8 de octubre por la Asamblea Nacional Constituyente, puede dar espacio a casos de corrupción liderados por los integrantes del régimen chavista.

La ley, según su articulado, da al gobernante potestad de “inaplicar” normas legales “cuya aplicación resulte imposible o contraproducente” por los efectos de las sanciones. Declara además “secretos y reservados” todos los actos derivados de su ejecución, sin fijar mecanismos para la rendición de cuentas.

La empresa estatal venezolana (PDVSA) vive sus peores momentos desde hace más de cuatro décadas, por la nacionalización del sector energético. Tanto así, que el país ha tenido que recurrir a buques cargados de gasolina y derivados de Irán, en los últimos meses para paliar una aguda escasez de combustible.