En la exhortación pastoral hacen referencia a la instalación del Parlamento chavista, expresando que se procedió a una instalación de la AN que carece de fundamento democrático


La Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) hizo pública la exhortación pastoral Ante la gravísima situación del país, en ocasión de la CXV Asamblea Ordinaria Plenaria del Episcopado Venezolano. “El mundo vive momentos de turbulencia, desconcierto y desasosiego debido a la actual emergencia de salud. Estos son tiempos en que la prudencia, la articulación de ideas y el cuidado de unos a los otros, juegan un papel determinante en la sociedad”, resaltan los obispos en el documento.

“La pandemia del covid-19 ha permitido darnos cuenta de que, no obstante al desarrollo conseguido por la humanidad, estamos experimentando el poderío de tantos que se creían invencibles, al evidenciar la incapacidad de actuar conjuntamente”, advierten.

En la exhortación pastoral, los obispos de Venezuela también hacen referencia a la instalación del Parlamento chavista, expresando que “la instalación de una Asamblea Nacional que carece de fundamento democrático, en medio de un ‘revanchismo’, de una descalificación hacía líderes de la oposición, de amedrentamientos y amenazas de persecución, no ayuda a resolver los problemas del pueblo ni crea la confianza para la recuperación del país”.

“Acompañando e interpretando el sentimiento de la mayoría de los venezolanos”, señala el Episcopado venezolano, “volvemos a insistir que el país necesita un cambio radical en la conducción política, lo cual requiere por parte del gobierno la suficiente entereza, racionalidad y sentimiento de amor al país para detener este mar de sufrimiento del pueblo venezolano”, y solicitan también que se garantice la libertad de acción de las instancias sociales intermedias, permitiendo que las organizaciones no gubernamentales puedan ayudar a aportar soluciones a los diversos problemas que enfrentan las comunidades.

Finalmente, la Conferencia Episcopal Venezolana convoca a una jornada nacional de oración el próximo 02 de febrero de 2021, en la que se eleve una plegaria a Dios, para que “podamos resolver nuestros conflictos de manera pacífica, en una sociedad donde nos reconozcamos unos a otros como hermanos” y el país sea fortalecido en la fe y la esperanza.

Con información de EL NACIONAL.