El Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) anunció este lunes que no instalará en los comicios electorales del 6 de diciembre sus “puntos rojos”, las cuales son carpas de control para sus votantes, pero que han sido denunciadas como una forma de “chantaje”.

“No se desplegarán los puntos rojos, aun cuando son legales, aun cuando no violan en modo alguno la ley orgánica de procesos electorales o de partidos políticos, forma parte de un acuerdo al que se llegó con las oposiciones”, dijo el jefe de campaña del PSUV, Jorge Rodríguez, en una rueda de prensa.

Estos puntos son kioscos con toldos rojos, instalados con frecuencia cerca de los centros de votación y a los que acuden, tras depositar su sufragio, hacen proselitismo de forma directa y registran el número de votantes.

En 2018 en cuando Nicolás Maduro fue arbitrariamente reelegido pese a las denuncias de fraude, el entonces candidato Henri Falcón, denunció que estos puntos eran usados para “la compra de votos”.

Frente a estas denuncias frecuentes, Rodríguez aseguró que firmó un acuerdo “con las oposiciones” para no instalarlos en las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre.

Con información de LA PATILLA.