La agencia de noticias AP detalló que Guaidó revisará estas sanciones con Estados Unidos y otros países para evitar que Maduro continúe evadiéndolas.


Juan Guaidó, presidente encargado de Venezuela, descartó este miércoles que las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre sea el fin de su labor y afirmó que seguirá la lucha contra el régimen de Maduro con la revisión de las sanciones impuestas a funcionarios oficialistas.

Al líder de la oposición no le preocupa, afirma, las recientes amenazas del régimen de someterlo a un juicio público y a un eventual encarcelamiento. En  entrevista con The Associated Press el jefe de la Asamblea Nacional, de 37 años de edad, negó que la instalación el 5 de enero del nuevo Parlamento represente el fin de la oposición.

Esta nueva Asamblea Nacional que quieren instaurar en 2021 será de mayoría oficialista y no es reconocida por parte de la comunidad internacional. Sin embargo, Guaidó advirtió que probablemente sea una excusa del régimen para aumentar aún más la represión.

El dirigente se enfrenta ahora a una nueva etapa lejos del Poder Legislativo. Su estrategia será revisar los mecanismos internacionales para aumentar las presiones contra Maduro. Entre ellas, Guaidó incluirá la evaluación de las sanciones para ver “cómo facilitarlas para que sean incluso más rápidas”.

Desde hace dos años, Estados Unidos arreció las sanciones contra Maduro para presionar su salida del poder. Pero el mandatario logró burlar las sanciones gracias al apoyo de Rusia, China, Irán, Turquía y Cuba, sus estrechos aliados, y el respaldo del alto mando militar.

Para hacer frente a esa situación el político dijo que buscará una mejor articulación con Estados Unidos, la Unión Europea y el resto de los aliados regionales de la oposición.

Con información de EL NACIONAL.