“Trinidad y Tobago se encuentra actualmente bajo el último asalto, utilizando personas sin nombre y sin rostro armadas con niños inocentes”, expresó Keith Rowley.


Luego de la expulsión de 16 niños venezolanos por parte del gobierno de Trinidad y Tobago, el primer ministro Keith Rowley calificó como un “asalto” la llegada a la isla de migrantes venezolanos que huyen del régimen de Nicolás Maduro.

“Trinidad y Tobago se encuentra actualmente bajo el último asalto, utilizando personas sin nombre y sin rostro armadas con niños inocentes para tratar de obligarnos a aceptar su comprensión del “estatuto de refugiado y el tratado internacional”.

Aseguró que su gobierno mantiene sus fronteras cerradas durante la pandemia para seguir evitando la migración ilegal.

Rowley considera que abrir los límites permitiría el ingreso de “migrante económico, traficante de armas, traficante de drogas, traficante de personas y líder o pandillero sudamericano”.

El primer ministro acusó al secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, de supuestamente arremeter contra Trinidad y Tobago.

“La OEA, bajo su equivocado presidente Almagro, ha sido responsable casi por sí sola de desencadenar y alimentar la actual situación venezolana y estos funcionarios públicos prácticamente han declarado la guerra a Trinidad y Tobago por tener la temeridad de no haberse unido a Elliott Abrams y al presidente Trump para forzar un cambio de régimen violento. en Venezuela”, afirmó en Twitter.

Asimismo, cuestionó la labor de Acnur tras asegurar que ha “despreciado” los supuestos esfuerzos humanitarios realizados por el gobierno trinitario.

Con información de NTN24.