Estados Unidos está presionando para que haya nuevas sanciones internacionales contra Venezuela, dijo este lunes un alto funcionario del Departamento de Estado. Por su parte, los estados latinoamericanos votaron para perseguir y posiblemente extraditar a los líderes del régimen.

Estados Unidos quiere lograr que más países, y la Unión Europea en particular, impongan sanciones al régimen del asediado presidente Nicolás Maduro y mantengan a Venezuela en el centro de atención mientras el mundo se reúne para la Asamblea General de las Naciones Unidas, dijo el funcionario del Departamento de Estado.

“Queremos asegurarnos de que el tema de una transición en Venezuela siga siendo muy importante en la agenda internacional”, dijo el lunes un funcionario del Departamento de Estado. “Ha habido momentos … en los últimos seis meses, donde la gente ha dicho: ‘Oh, (la administración) no está prestando atención a Venezuela’. Eso está mal, eso siempre está mal … Por el contrario, el tema va a surgir mucho esta semana”.

“También estamos pidiendo a la Unión Europea que imponga el tipo de sanciones que nosotros tenemos, que Brasil tiene, que Canadá tiene”, dijo el funcionario, quien habló sobre los antecedentes.

El funcionario habló poco antes de que la Organización de Estados Americanos votara para invocar un tratado de asistencia mutua que no se ha activado desde los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, como parte del esfuerzo por aumentar la presión sobre el régimen de Maduro. Una reunión de jefes de gobierno este miércoles también se centrará en Venezuela, dijo el funcionario del Departamento de Estado.

‘Acción concertada’
El objetivo general de la administración Trump en la Asamblea General de la ONU “es lograr una acción concertada”, dijo el funcionario del Departamento de Estado, quien agregó que la posibilidad de conversaciones con el régimen de Maduro parecía remota.

“¿Podría la gente volver a la mesa? Mi respuesta es sí, pero solo si hay una señal clara por parte del régimen de que hay un claro interés en volver” a una transición política, que hasta la fecha, no se ha visto, dijo el funcionario.

La Organización de Estados Americanos se reunió más tarde el lunes para invocar el Tratado de Río, que incluye un artículo que establece que un ataque contra uno debe considerarse un ataque contra todos. El funcionario del Departamento de Estado dijo que el tratado funciona como “un mecanismo de coordinación muy útil para las presiones y sanciones económicas y diplomáticas que nos gustaría que más países impusieran”.

¿Por qué algunos países que no creen que el TIAR es la solución para Venezuela?

En una votación de 16-1, la OEA acordó que trabajaría para perseguir, enjuiciar y extraditar a funcionarios del Gobierno de Maduro culpables de corrupción, de abusos graves de derechos humanos, de tráfico de drogas y de pertenecer a organizaciones criminales transnacionales.

Según el acuerdo, podrían ser perseguidos y procesados en los 16 países. Uruguay fue el único voto en contra, mientras que Cuba estuvo ausente y Trinidad y Tobago se abstuvo.

“Movimientos belicosos”
El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, sentó las bases para invocar el Tratado de Río el 11 de septiembre, cuando dijo que Venezuela es una amenaza regional.

“Los recientes movimientos belicosos del ejército venezolano para desplegarse a lo largo de la frontera con Colombia, así como la presencia de grupos armados ilegales y organizaciones terroristas en territorio venezolano demuestran que Nicolás Maduro no solo representa una amenaza para el pueblo venezolano, sino que sus acciones amenazan la paz y seguridad de los vecinos de Venezuela”, dijo Pompeo. “Las políticas económicas catastróficas y la represión política continúan impulsando esta crisis de refugiados sin precedentes, agotando la capacidad de los Gobiernos para responder”.

El funcionario del Departamento de Estado consultado para esta nota dijo el lunes que el Tratado de Río ayudaría a los países a establecer la base legal para imponer sanciones contra el régimen de Maduro.

Varios países no tienen las leyes nacionales vigentes para justificar la imposición de sanciones, dijo el funcionario. Firmar el tratado daría a esos países la autoridad legal para hacerlo. “Podrán decir que están obligados por el Tratado de Río. Una vez que firmas un tratado, se convierte en la ley vinculante”, dijo el funcionario.

‘Narcoterroristas’
“Si la reunión de ministros adopta una propuesta para restringir los viajes de los peces gordos del régimen… entonces tendrían una base legal para implementar eso en cada uno de los países que firmó el tratado… probablemente conducirá a una imposición más amplia de sanciones”, dijo el funcionario.

“Nuestro objetivo es llevar a más países a que impongan sanciones, lo que creemos que tiene un efecto económico y psicológico realmente significativo en el régimen”, agregó el funcionario del Departamento de Estado.

Hablando en la reunión de la OEA el lunes por la noche, el ministro de Relaciones Exteriores de Colombia, Carlos Trujillo, dijo que invocar el tratado tomaría cualquier medida o sanción que se decida en la reunión sea “legítima según el derecho internacional”. Es el “único instrumento interamericano que nos da el instrumento legal para tomar medidas… para proteger la democracia, la paz y la estabilidad en la región”, dijo Trujillo.

Mike Pompeo, durante una conferencia de prensa.

El ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Ernesto Araújo, dijo que Maduro ha hecho del país un refugio “para todo tipo de crimen organizado y transnacional” y “narcoterroristas”.

“Transformaron la nación con crimen”, dijo Araújo a través de un traductor, y lo llamó “otro aspecto de la pesadilla por la que atraviesan los venezolanos”. Brasil ha abierto sus puertas a los refugiados venezolanos, dijo Araújo, pero “está claro que la solución final para la tragedia venezolana necesariamente significa que Venezuela regrese a la democracia”.

El funcionario del Departamento de Estado enfatizó que la batalla contra Maduro es más amplia que un enfrentamiento entre Estados Unidos y Venezuela.

‘Muy indecoroso’
“Algunas personas consideran que esta es una lucha entre Estados Unidos y el régimen de Maduro, que no lo es, es realmente una lucha entre el pueblo de Venezuela y el régimen de Maduro”, dijo el funcionario.

El funcionario se negó a decir si la medida de la OEA resultaría en el cierre del espacio aéreo de Venezuela o a discutir otros posibles pasos que el grupo podría tomar, pero dijo que la administración Trump está comprometida a aumentar la presión sobre Maduro.

Parte de ese compromiso es lograr que Europa intensifique sus acciones, dijo el funcionario.

La UE ha preparado y podría imponer un conjunto de sanciones directamente relacionadas con la tortura y la muerte del capitán de la Armada venezolana Rafael Acosta, quien presuntamente fue torturado hasta la muerte después de ser encarcelado por conspirar para derrocar a Maduro.

Maduro: Quien diga que hay una dictadura es un estúpido

“Entonces nos gustaría ver sanciones que afecten objetivos más amplios en el régimen”, dijo el funcionario del Departamento de Estado.

Hablando de Europa, el funcionario agregó que “creo que todos estamos de acuerdo en que sus mecanismos son lentos”, pero Estados Unidos espera “ver movimiento en octubre” contra Maduro.

Como parte de eso, a Estados Unidos les gustaría ver que la UE se asegure de que las élites políticas venezolanas no puedan usar el continente como un lugar para esconderse o mantener a sus familias y su riqueza. “Creemos que hay algo muy indecoroso en permitir que Europa se convierta en un centro turístico” para los peces gordos del país y sus familias, dijo el funcionario.

 

 

Con informaciòn de Dolar Today