La particularidad de estas elecciones no están marcadas sólo por la pandemia de la covid-19, sino que se centra también en la lucha contra regímenes como Cuba, Nicaragua y Venezuela.


Estados Unidos vive un histórico proceso electoral este martes, en el que el presidente Donald Trump busca un segundo mandato, teniendo de contrincante al exvicepresidente de Barack Obama, el demócrata Joe Biden.

La particularidad de estas elecciones no están marcadas sólo por la pandemia de la covid-19, sino que se centra también en el tema de la comunidad latina, y la lucha contra regímenes como Cuba, Nicaragua y Venezuela.

En este contexto, específicamente hay expectativas con el tema de Venezuela, a quien el presidente Trump ha volcado su mirada buscando la salida del régimen de Nicolás Maduro, sin embargo, analistas coinciden en que la política hacia el país suramericano es “bipartidista” por lo que, independientemente de quién gane, no se estiman mayores cambios a corto plazo.

“Gane Trump o gane Biden frente a Venezuela habrá una postura que va a depender más de las formas que del contenido”, dijo el internacionalista Eloy Torres en una entrevista concedida al diario Voz de América, destacando que la política exterior norteamericana tiene como característica que ambos partidos coinciden en “líneas generales”.

Para Torres, el candidato demócrata, Joe Biden, con su lenguaje moderado “ya lo sentenció hace un mes cuando señaló al gobierno venezolano, al de Nicaragua, al de Cuba como dictadura, lo que hace comprender que la postura es idéntica, que es un problema de forma”, explicó.

 Por otra parte, el internacionalista Félix Gerardo Arellano, coincide en el mismo escenario, haciendo énfasis en el “absoluto respaldo bipartidista” que tiene Venezuela, al tiempo que precisó que se mantendrán las sanciones contra el régimen chavista.

“Si ganan los demócratas yo visualizo un cambio en el tono, la posibilidad de dar señales de diálogo que no va a arrancar el primer día, tendrían que transcurrir los meses necesarios para que se formen los equipos y en esos meses las sanciones permanecen”, explicó. 

A juicio de Arellano, habría que evaluar la estrategia que usaría Biden, de llegar a hacerse de la presidencia; no obstante, advierte que se trataría de una política más flexible y dialogante, lo que permitirá una mejor coordinación con Canadá, Europa y El Grupo de Lima.

“Pero también si es reelecto Donald Trump, tiene que evaluar qué estrategia va a seguir porque llevamos 4 años de una estrategia ineficiente”, subrayó Arellano.

Con información de NTN24.