El Gobierno nacional amenazó este martes con denunciar ante la Corte Penal Internacional (CPI) al Banco de Inglaterra, si este no libera cerca de 1.000 millones de dólares de su reserva de oro para poder venderlo y utilizar los beneficios en la lucha contra el COVID-19.

Así lo anunció la vicepresidenta ejecutiva, Delcy Rodríguez, quien adelantó además que el próximo jueves, 28 de mayo, se celebrará una audiencia del caso, después de que las autoridades venezolanas anunciaran su intención de seguir adelante con el proceso judicial contra el Banco de Inglaterra por no entregarle el oro que tienen bajo su custodia.

A mediados de este mes, el Banco Central de Venezuela (BCV) demandó al Banco de Inglaterra con el objetivo acceder a 930 millones de euros en los lingotes de oro, parte de las reservas del país que la institución británica custodiaba.

La propuesta de la banca venezolana es que los fondos se transfieran al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), de forma que estén gestionados por la ONU y se destinen a la compra de suministros como los equipos médicos necesarios para combatir el COVID-19.

Con información de Globovisión