Guaidó encabezará una manifestación que espera llegar a la Asamblea Nacional ubicada en el centro de Caracas

El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, encabeza este martes una marcha para reavivar la presión contra el régimen de Nicolás Maduro, con el respaldo de varios países encabezados por Estados Unidos.

Acompañado de legisladores aliados, Guaidó encabezará una manifestación que espera llegar a la Asamblea Nacional ubicada en el centro de Caracas.

El objetivo es comenzar a discutir allí medidas para sacar a Venezuela de su pavorosa crisis y, especialmente, articular un llamado a elecciones presidenciales para terminar con un gobierno al que considera una “dictadura”.

Caracas amaneció a media máquina este 10 de marzo, calles desoladas, poca afluencia de vehículos y algunas actividades ecolares suspendidas debido a la tensión política que genera una de las marchas más ambisiosas convocada por Guaidó.

Pero las fuerzas de Maduro no estarán de brazos cruzados y al grito de “las calles son del pueblo, no de la burguesía”, los chavistas convocaron a una “contramarcha” por la “soberanía” que se realizará en forma simultanea a la de los opositores.

– Correlaciones –

La manifestación es un test para Guaidó. La cantidad de asistentes a sus actos fue cayendo a lo largo del año pasado.

Según lo reseñado por AFP, los analistas coinciden en que sus seguidores se desilusionaron porque no vislumbran que se vayan a realizar las nuevas elecciones prometidas por Guaidó.

En contrapartida, su apoyo en el exterior creció y el propio Trump prometió “aplastar” a Maduro.

El presidente estadounidense impuso severas sanciones petroleras a Venezuela que comprometen la casi única fuente de recursos de un país ahorcado por la hiperinflación, el derrumbe de su PIB y el elevado empobrecimiento que provocó la salida del país de casi cinco millones de personas.

La producción de crudo cayó a pique por falta de inversiones, malos negocios y corrupción. Aún así el petróleo representa más del 90% de las exportaciones venezolanas.

Maduro considera criminales esas sanciones y acusa a Guaidó de ser parte de una “guerra” tramada por Estados Unidos con apoyo de Brasil y Colombia.

Guaidó reconoció el lunes que hay una relación entre sus movilizaciones y los contactos con Trump y los que éste mantuvo bilateralmente con los presidentes de Brasil, Jair Bolsonaro, y Colombia, Iván Duque.

“Claro que tiene correlación”, dijo Guaidó sobre esas entrevistas de Trump.

Todo “tiene correlación con cada uno de los ejercicios que estamos haciendo”.

– ¿Llegará a la Asamblea? –

La convocatoria a la marcha de este martes se hizo casi exclusivamente a través de las redes sociales en un país en donde el acceso a internet es inestable y los sitios opositores o independientes están bloqueados. La televisión está controlada por el gobierno e ignora a la oposición.

Los propios opositores admiten que esa falta de visibilidad puede hacer mermar la respuesta popular.

No le será fácil a la oposición llegar a la Asamblea Nacional. El propio Guaidó dio por descontado que las fuerzas de seguridad buscarán cortarles el paso.

“Ya sabemos lo que puede pasar”,dijo Guaidó, e indicó que se han planteado rutas alternativas.

El gobierno, que considera a Guaidó un “traidor a la patria”, empezó el lunes, una semana de ejercicios militares en Caracas y cuatro estados.

Soldados y carros blindados fueron vistos a primera hora del lunes en varias zonas de Caracas.

La oposición dice que es un despliegue para amedrentar a los manifestantes.
“Han hecho todo lo posible para echar mano a lo que les queda y lo que les queda es el terror”, dijo Guaidó.

Maduro en cambio sostiene que es la preparación contra una intervención militar extranjera en Venezuela.

“No es nuevo lo que hace la dictadura, contramarchas, amenazas, sacar a las calles vehículos militares. Es el esquema de la dictadura, no es nuevo” dijo Guaidó.

Con información de NTN24