(Caracas, 16 de noviembre de 2020)-. Se acerca la época decembrina y los venezolanos la reciben en medio de una compleja situación por la pandemia de Covid-19, que solo ha acentuado la crisis que atraviesa el país en materia política, social, económica y humanitaria.

La escasez ha cobrado fuerza desde hace varios años, el alto costo de los alimentos, estrenos, adornos y regalos, además de la migración de millones de venezolanos, ha llevado a que los ciudadanos no vean las navidades como antes.

En general, Venezuela atraviesa una hiperinflación y una dolarización parcial que ha enterrado la moneda nacional, lo cual impide a los ciudadanos poder adquirir productos básicos, un empleado del Estado gana menos de un dólar al mes y un solo ingrediente puede costar hasta tres sueldos mínimos.

Mientras que, para la elaboración de 50 hallacas una persona necesita al menos 18 productos, los cuales para el mes de noviembre del 2020 han registrado un incremento de más de 1.500,00%, en comparación a los precios de hace un año, de acuerdo con el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas-FVM). Quiere decir que para la cantidad de hallacas señalada se debe invertir casi 30.000.000,00, lo que equivale a más de 40 dólares.

 

Para algunas personas resulta más económico comprar una hallaca que elaborarlas, resulta  casi imposible poder adquirir todos los ingredientes necesarios para hacerlas y cumplir con la tradición familiar. De igual forma, cabe destacar que el plato tradicional va acompañado de la ensalada de gallina, el pernil y el pan de jamón; que juntos son cada vez son más inaccesible en la mesa de los ciudadanos.

Asimismo, los comercios también se han visto afectados por la baja clientela este año, a pesar de los altos costos los proveedores informan que muchas personas aún viajan al mercado y preguntas por los precios. Algunos hacen compras pequeñas para ir completando todos los ingredientes necesarios;  sin embargo, los vendedores señalan que las compras no se asemejan con años anteriores.

 

Igualmente, la tradición del Niño Jesús ha quedado atrás para algunos chicos, de acuerdo a un recorrido del medio de comunicación El Nacional señala que uno de los regales tradicionales para los varones es el triciclo, el cual tiene un valor de 45 dólares y las bicicletas superan los 100 dólares. Un monopatín vale entre 50 y 70 dólares, mientras que figuras de acción y legos pasan de los 50 dólares. Otros juguetes como carritos y balones cuestan de 5 a 15 dólares. En el caso de los regalos para las niñas, también se ubican a precios extravagantes; las muñecas pueden costar hasta 120 dólares, dependiendo de su modelo y calidad, otros obsequios como cocinitas y peinadoras rondan entre los 50 y 200 dólares.

 

Además, los acostumbrados estrenos de Año Nuevo también se encuentran fuera del alcance de muchos venezolanos.

Uno de los deseos más preciados para los venezolanos es poder reunir a todos sus familiares y compartir junto a ellos la cena de navideña.