La Virgen del Rosario de Chiquinquirá se reencontró con su feligresía este domingo 15 de noviembre en el pórtico de la Basílica, tras varios meses sin poder visitar el templo mariano debido al confinamiento por la COVID-19.

La feligresía emocionada veneró a su santa patrona, en busca de consuelo ante tantas heridas, así expresaban los devotos que asistieron al templo San Juan de Dios para visitar a la Madre de de Jesús.

Los asistentes atravesaron un largo corredor, bajo estrictas normas de bioseguridad para venerar, dar gracias, pagar promesas, cantar serenatas, suplicar por la salud de familiares y la culminación de la pandemia, ante el retablo sagrado de la Virgen María.

La Reina Morena recibió serenatas de sus devotos quienes manifestaron su amor con gaitas por la alegría de su encuentro.

Entre lágrimas de júbilo, el pueblo zuliano disfrutó de un día especial, en el que La Chinita bendijo a su Grey, a todo su pueblo “bravo y fuerte que en la vida y en la muerte ama y lucha canta y ora“. como refiere su himno.

“Una madre nunca olvida a sus hijos y La Chinita nunca nos olvida”, expresó Lucía Pérez.

Las fiestas patronales 2020 han sido emotivas a pesar del virus que afecta a toda la humanidad, sin embargo, María del Rosario de Chiquinquirá está en el corazón de todos sus hijos. Viva la Virgen Chinita. refirió a través de su cuenta en Instagram La Basílica de Chiquinquirá.

Los zulianos esperan encontrarse el 18 de noviembre en la plazoleta para celebrar el día de La Chinita, pedirle con gran fervor, cantar y orar como es de costumbre en la tierra del Sol Amada y en toda la entidad zuliana, acompañados por el lema “Chiquinquirá cuida con afecto maternal a este mundo herido“.

Con Información de El Impulso