CARACAS – La coyuntura planteada por el COVID-19 en los países a los que habían migrado llevó a miles de venezolanos a tomar la decisión de regresar a Venezuela para hacer frente a la agudización de la crisis política, económica y social, que previamente los obligó a irse en búsqueda de mejores oportunidades.

Para expertos en la materia, en 2021 continuará registrándose una migración masiva de venezolanos que buscarán “huir” de la complicada situación que atraviesa el país y uno de los retos será garantizar sus derechos humanos, pues se han visto seriamente vulnerados.

Una investigación titulada “Retornar en Tiempos de Pandemia”, efectuada entre junio y agosto del año pasado por el Centro de Investigaciones Populares (CIP) y la organización defensora de los derechos de los niños, niñas y adolescentes, Cecodap, revela que los niños movilizados se encuentran bajo un total desamparo, tal y como detalló la investigadora y profesora de la Universidad Central de Venezuela, Mirla Pérez.

“No hay protección, uno ve que el niño está en total indefensión desde el momento que sale de territorio venezolano, llega a Colombia, una vez en Colombia o en el país de destino también entra en indefensión”, sostuvo recientemente durante la presentación del informe.

La investigadora subrayó que en base a los relatos de venezolanos retornados de países como Trinidad y Tobago, Ecuador, Perú y Colombia, en los que se apoyaron para la ejecución del texto, durante la movilización de retorno los niños también recibieron un trato “inhumano” y refirió relatos sobre casos de niños que fallecieron por deshidratación.

“Cuántas historias, cuántos rostros de niños muertos que no son reportados oficialmente. Los ponían a hacer la cola para agarrar la comida por el cual ese solazo, no les importaban los niños, no les importaban las mujeres embarazadas, había niños que tenían demasiada diarrea”, agregó la miembro del CIP.

Los expertos reiteraron que la migración de venezolanos se ha convertido en una realidad que está definiendo la “identidad” del país y que está afectando a todas las clases sociales y géneros.

“Está teniendo consecuencias tan vastas en la vida total del venezolano que para tener una más cercana comprensión no bastan aquellos instrumentos que se detienen solamente en la expresión numérica del fenómeno, sino que hay que recurrir al uso de metodológica de carácter más cualitativo que nos permitan entender está realidad en sus distintas vinculaciones”, explicó el investigador del CIP, Alexander Campos.

Se estima que de los poco más de 5 millones venezolanos que han migrado en los últimos años, aproximadamente 250.000 venezolanos regresaron al país en medio de la pandemia.

“La mayoría mujeres, jóvenes con un rango etario entre los 19 y los 35 años, la mayoría de ellos sin estudios universitarios, no analfabetos. Aunque la mayoría declara que son solteros, viven en parejas y tienen hijos”, especificó Campos.

El investigador puntualiza que “fueron venezolanos que nunca se integraron y que muchos refirieron que el día más feliz fue cuando decidieron que iban a volver a Venezuela.

“Con la pandemia todos declaran que todo se puso peor, sus condiciones se agravaron (…) se vieron obligados a aceptar trabajos con relaciones de trabajo realmente deplorables, algunos viviendo en el propio trabajo sin posibilidad de moverse”, reseñó Campos.

Recientemente el presidente del gobierno en disputa, Nicolás Maduro, exigió “respeto a los derechos humanos” de los venezolanos en el exterior.

Con Información de la Voz de América