Venezuela enfrenta la peor crisis política, económica y social, aunado a esto, el delito ha cobrado más fuerza en los últimos meses. El nuevo modus operandi en el país son los secuestros, para algunas bandas resulta un negocio bastante rentable.

A través de su cuenta de Twitter el abogado penalista y Criminalista, Mario León Mármol, explicó que «Mega bandas dirigidas por pranes usan vehículos similares al de los organismos de seguridad, los rotulan e identifican con gran similitud para interceptar y secuestrar».

Además, ha salido a la luz  mediante diversos medios de comunicación, que algunos efectivos policiales participan en dichos crímenes, algunos llevándolos a cabo y otros negociando los rescates. En Venezuela reina la precariedad y la corrupción.

El medio ABC, señaló que el secuestro es el delito que más ha aumentado en Venezuela con un 1.300% durante las casi dos décadas del régimen chavista.

Expertos señalan que algunos de los capturados son seleccionados por el modelo de vehículo que conducen, de esa forma los criminales pueden tener una idea de la clase económica a la que pertenecen. Los delincuentes han puesto varias estrategias en práctica según los especialistas en el tema; una de ellas es hacerse pasar por policías y detener vehículos, cuando las personas se bajan de sus carros, las montan en otro transporte para llevarlas a buscar su rescate. Otras tácticas es capturar a los individuos que manejan por vías solitarias y salidas de autopistas poco transitadas, estos son bajados de sus vehículos y después son llevados a buscar el pago de su rescate.

Por lo general, los antisociales suelen pedir el pago en dólares, puesto que es una manera fácil y rápida de obtener ganancias por el hecho delictivo; una vez que obtienen el dinero, mayormente, los implicados en el delito liberan a sus víctimas ilesas.