El médico neumonólogo, Andrés Orsoni, advirtió que los infantes y las personas con enfermedades preexistentes, que comprometan el sistema respiratorio, son los más vulnerables al polvo del desierto del Sahara, que llegó a Venezuela.

El fenómeno climático podría durar entre 48 y 72 horas, aunque quedará suspendido en la ciudad por al menos 24 horas, en caso que no se reporten precipitaciones.

El polvillo contiene muchos compuestos minerales, «pero además de eso puede tener virus, hongos, bacterias, ácaros y parásitos”, lo que puede agravar un cuadro de asma u otras patologías de base.

“Pacientes con inmunosuprimidos, con fibrosis pulmonar, con enfisema pulmonar, todos estos pacientes con una enfermedad previa va a exacerbar la enfermedad al inhalar estos polvos”, explicó en entrevista con Vanessa Davies, para Unión Radio.

Las personas también estarán propensas a padecer de urticaria e irritación de la piel y ojos. “Va a producir ciertos problemas parecidos a los que te producía la calima”, registrada durante los incendios forestales en el país.

El polvo del Desierto del Sahara es una columna de polvo que se da cada año en África, por lo general desde finales de la primavera hasta principios del otoño, y que se encamina hacia el Océano Atlántico Norte. Dicho paso puede durar de tres a cinco días.

Con información de Globovisión