Cuatro indígenas de la comunidad Yukpa resultaron heridos la noche del miércoles 18 de noviembre durante una protesta en los alrededores de Puente Llaguno en Caracas. Cuerpos de seguridad el Estado impidieron que los manifestantes llegaran al Palacio de Miraflores.

Entre los lesionados se encontraban dos hombres y dos mujeres, de acuerdo con el Centro de Comunicación Nacional.

Alrededor de 300 indígenas llegaron a la ciudad de Caracas desde Machiques de Perijá, en el estado Zulia, para denunciar que se encuentran sin asistencia tras los destrozos que han causado las lluvias en la zona donde habitan. También reclamaron la falta de medicamentos, y el abandono por parte del Estado.

El grupo se reunió con el ministro de Educación, Aristóbulo Istúriz, pero no obtuvieron las respuestas que esperaban, según informó en Twitter el periodista Robert Lobo.

Es por esto que decidieron dirigirse hasta el Palacio de Miraflores para pedir hablar personalmente con Nicolás Maduro, sin embargo, funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana les impidieron el paso.

Oficiales de la Guardia Nacional Bolivariana retuvieron a los chóferes de los autobuses en los que se trasladaron los indígenas, y les quitaron las llaves y papeles de los vehículos.

Los aborígenes indicaron que pasarían la noche en la ciudad de Caracas porque no tienen a donde ir, además, esperan obtener respuestas por parte del Estado. En fotografías publicadas en redes sociales, se observa que muchas de estas personas están acompañadas de menores de edad.

Se pudo conocer que parte del grupo fuer traslado al Teatro Nacional para que pernotaran.

Periodistas que acudieron al lugar denunciaron que fueron asediados por colectivos del régimen.

Con Información de El Nacional