La flexibilización de la cuarentena decretada por el gobierno de Nicolás Maduro posiblemente dispare una segunda ola de coronavirus en el país, según el infectólogo y profesor del Instituto de Medicina Tropical de la Universidad Central de Venezuela, Julio Castro.

El especialista advirtió que un monitoreo en hospitales arroja una tendencia de aumento de casos en las últimas tres semanas. “Pensamos que estamos en el comienzo de una segunda ola cuya tendencia tenemos que medir en las próximas semanas”, manifestó en el foro Prospectiva Venezuela 2021 del Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab), este jueves 10 de diciembre.

Atribuyó el incremento de contagios a “la seudonormalización de las actividades y disminución de normas de prevención”, resultado de la decisión de las autoridades venezolanas de levantar la cuarentena radical durante todo el mes de diciembre.

“Venezuela sigue siendo el peor país del continente y probablemente del mundo en cuanto a la detección del COVID-19”, aseguró.

Para validar su afirmación, Castro precisó que mientras en Colombia se hacen 60 mil pruebas PCR al día, en Venezuela se realizan alrededor de mil PCR diarios.

Vacunas

El infectólogo manifestó que la tasa de crecimiento diaria de coronavirus se mantiene en el mundo entero lo que indica que “hasta el momento no ha habido mucho aprendizaje sobre el control de la pandemia”.

“Tendremos al menos 10 meses de pandemia por delante. Tendremos un 2021 con virus en el mundo entero”, subrayó.

El principal reto que identificó es la capacidad de producción mundial de vacunas. “No va a haber suficientes vacunas en 2021 y esto hará que se implementen estrategias por target (segmentos) de la población. El transporte es otra brecha y la seguridad asociada a los efectos secundarios que estas vacunas puedan tener”, explicó.

Estima que a Venezuela la vacuna rusa, que tiene un costo de 12 dólares por persona, llegue en el segundo semestre del próximo año.

En su opinión, se requiere vacunar un 60% o 70% de la población para romper la cadena de transmisibilidad.

Acuerdo humanitario

En junio de este año, el gobierno de Nicolás Maduro y la Asamblea Nacional de Juan Guaidó firmaron un acuerdo que permite a la Organización Panamericana de la Salud (OPS) a gestionar dinero y otras ayudas para la atención de la pandemia por COVID-19 en el país.

Castro se refirió a este acuerdo que implicó el descongelamiento de 12 millones de dólares (bloqueados a Maduro) que fueron destinados para la compra de insumos que “están ingresando al país”, según el investigador.

Admitió que ha habido retraso en el ingreso y distribución de estos insumos. “El cronograma de entrega y la lista de los hospitales va a ser revelado por la OPS en las próximas semanas”, dijo.

De esos 12 millones, 2 millones fueron destinados a la compra de las pruebas de antígeno para ampliar la capacidad diagnóstica y acelerar la detección de casos de COVID-19.

Con Información de Efecto Cocuyo