Pese al cierre de fronteras impuesto en muchos países latinoamericanos como medida de prevención contra la pandemia, entre 500 y 700 migrantes y refugiados de Venezuela siguen saliendo de su país, principalmente a través de Colombia, señaló este viernes la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

“Muchos de ellos llegan en condiciones desesperadas, a comunidades de acogida muy golpeadas por la pandemia, por lo que es urgente protegerles y asistirles”, señaló en rueda de prensa el portavoz de Acnur Babar Baloch.

El portavoz recordó que más de 5,4 millones de venezolanos han dejado su país en los últimos años debido a la crisis política y económica, y que 4,6 millones de ellos están en países de Latinoamérica y el Caribe.

Baloch señaló que las rutas por los que los venezolanos siguen abandonando el país son zonas de operación de redes de tráfico ilegal así como grupos armados, por lo que muchos de estos migrantes y refugiados sufren violencia y explotación.

Acnur ha calculado que 70% de los venezolanos que llegan a Colombia lo hacen a pie, “algunos sólo con ropa en su mochila, y dado que la situación en Venezuela sigue deteriorándose, en condición muy débil, a veces mostrando síntomas de malnutrición”.

La agencia de Naciones Unidas también ha notado un reciente aumento del número de personas, incluyendo mujeres y niños separados de sus familias, que hacen esta ruta en solitario.

“Muchos sufren trauma y estrés y requieren asistencia humanitaria y protección inmediatas”, insistió Baloch.

El jueves 10 de diciembre 159 organizaciones humanitarias lanzaron una petición de ayuda internacional por valor de 1.440 millones de dólares, para ayudar a los 4,6 millones de venezolanos refugiados en países de la región.

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) estima que alrededor 30% de los refugiados y migrantes en Latinoamérica se encuentran en situación irregular, un porcentaje que puede alcanzar 50% en algunos países de la zona.

Con Información de El Nacional