Reconocido en el mundo entero como el Libertador de América Latina, este viernes se conmemora el aniversario N° 237 del natalicio de Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Palacios y Blanco nacido en CaracasVenezuela, el 24 de julio de 1783.

Considerado, por sus ideales y hechos, el Hombre de América y una figura de la historia universal, fue militar y político de la época pre-republicana de la Capitanía General de Venezuela, dejando un enorme legado político en los países latinoamericanos al liderar la emancipación americana frente al imperio español.

Fundador de la Gran Colombia y acompañado por grandes hombres, logró esparcir sus ideales de libertad por países como Ecuador, Bolivia, Colombia, Panamá y Perú. En 1813 le concedieron el título honorífico de Libertador por el Cabildo de Mérida, que tras serle ratificado en Caracas ese mismo año, quedó asociado a su nombre como ha sido reconocido por el resto de la historia.

Sus padres fueron Juan Vicente Bolívar y Ponte y doña María de la Concepción Palacios y Blanco, ambos criollos y entre sus maestros destacaron los eruditos Andrés Bello y Simón Rodríguez.

Con la semilla de las ideas emancipadoras plantadas en su interior, Simón Bolívar recorrió Europa para integrarse a los debates y tertulias que se gestaban en el viejo continente, luego de afrontar la pérdida física de María Teresa del Toro y Alayza con quien solo contrajo matrimonio por 7 meses. Roma fue un hito importante en aquel viaje, corría el año de 1805 y una tarde de agosto, ante su antiguo maestro Rodríguez, realizó el juramento sobre el Monte Sacro:

“Juro por mi honor, y por la patria, que no daré descanso a mi brazo ni reposo a mi alma, hasta que haya roto las cadenas que nos oprimen por voluntad del poder español”, proclamó.

Con información de Globovisión