Yoshihide Suga asumió este miércoles 16, el cargo de primer ministro de Japón con una promesa de continuidad respecto al Gobierno de su predecesor, Shinzo Abe, y afirmó que “contener la pandemia y revitalizar la economía” serán sus máximas prioridades.
Suga, quien fue artífice entre bambalinas del prolongado periodo en el poder de Abe, completó los procedimientos necesarios para convertirse en jefe del Ejecutivo, un movimiento que se anticipaba desde que el pasado lunes resultó elegido nuevo líder del partido gobernante.
El político de 71 años, hijo de un agricultor (algo inusual en la política japonesa, donde existen importantes familias políticas), fue ratificado como primer ministro en el Parlamento nacional, controlado ampliamente por el gobernante Partido Liberal Democrático (PLD, derecha) y su socio de Gobierno, el Partido Komeito (budista conservador), durante una sesión extraordinaria convocada para cumplir este trámite y posteriormente, juró su cargo ante el Emperador Naruhito, en el Palacio Imperial de Tokio.
La misión de Suga
Conocido popularmente como el “Tío Reiwa”, por haber sido el portavoz gubernamental que anunció a la Nación el año pasado, el nombre escogido para señalar la nueva era que se iniciaba con el ascenso al Trono del Emperador Naruhito (la “era Reiwa”).
Ha sido Ministro Portavoz del Gabinete durante la última etapa del Gobierno de Shinzo Abe, aparte de haber ejercido altos cargos ministeriales en la administración japonesa, en los últimos 10 años.
Por lo que no era un desconocido para la mayoría de los japoneses, cuando los delegados del Partido Liberal Democrático, lo escogieron por clara mayoría, como el Presidente del partido en reemplazo del dimisionario Abe, en las elecciones internas que realizó el partido de gobierno, el pasado fin de semana.
“Debemos continuar con las políticas del Gobierno de Abe para hacer progresos y mirar adelante. Esa es la misión que se me ha asignado”, dijo  Suga en su primera comparecencia ante los medios como primer ministro en sustitución de Abe, quien anunció su dimisión a finales de agosto por razones de salud.
“La tarea más importante que afrontamos es contener la pandemia”, afirmó el nuevo líder nipón, quien destacó en concreto la necesidad de “evitar un nuevo crecimiento explosivo de los contagios” y “garantizar la sostenibilidad” del sistema sanitario público.
Ataviado con chaqué como manda el protocolo político en Japón para estrenar Gobierno, Suga confió además en poder contar con vacunas para toda la población nipona “durante la primera mitad del año”.
Su otra gran prioridad será “revitalizar la economía” tras el daño causado por el coronavirus y para ello apostó por mantener la estrategia de crecimiento económico impulsada por Abe y conocida como “Abenomics” y por “avanzar más en las reformas”.
En cuanto a Exteriores y Seguridad, Suga destacó la importancia de mantener la alianza con Estados Unidos, de “continuar construyendo una sólida relación con China” y de avanzar en la estrategia nipona para aumentar su influencia diplomática y comercial en el Índico y el Pacífico.
Gabinete casi calcado de Abe
Tras el trámite parlamentario de este miércoles, se conoció el nuevo Gabinete de Gobierno elegido por el nuevo líder nipón y compuesto por veinte ministros, de los cuales siguen once de la Administración de Abe, incluyendo los cargos de mayor peso.
El equipo elegido por Suga supone un guiño más al Ejecutivo de su predecesor y mantiene una edad media en torno a los 60 años y una ínfima representación femenina, en la línea con todos las gobiernos de Abe.
Solo dos mujeres aparecen en el Gabinete de Suga, la ministra encargada de los Juegos Olímpicos, Seiko Hashimoto, quien continúa en el cargo, y la nueva titular de Justicia, Yoko Kamikawa.
¿Un mandato fugaz?
El mandato de Suga, en principio, se podría prolongar como máximo hasta octubre de 2021, cuando finaliza el actual período legislativo de la cámara baja de la Dieta.
Pero cada vez hay más voces en su partido que llaman a convocar elecciones anticipadas para garantizar un Gobierno estable a medio plazo y con los Juegos Olímpicos previstos en Tokio en el verano de 2021 en el horizonte.
Suga ha dejado ver que aspira a ser más que un interino en el puesto, pero también insiste en que por ahora no contempla unas elecciones anticipadas ante los urgentes problemas que tiene entre manos.
“Lo que los ciudadanos quieren ver ahora es que se contiene la pandemia y se reconstruye la economía”, recalcó al ser preguntado en rueda de prensa por esa posibilidad. “Al final de la legislatura habrá tiempo para pensar en eso”, añadió.
FUENTE: Infobae.