(Caracas, 19 de noviembre de 2020).- Perpetual Uke, una consultora de reumatología en un hospital de Birmingham, Inglaterra, tras ser contagiada con coronavirus el pasado mes de marzo, encontrándose está embarazada de gemelos, fue trasladada al hospital de emergencia al presentar serias complicaciones por el virus. Al llegar en mal estado al centro de salud, los doctores decidieron colocarla en un coma inducido para ayudarla a recuperarse y 16 días después da a luz a sus gemelos sin complicaciones.

Uke duró en coma inducido casi un mes, tiempo durante el cual los médicos que la atendieron decidieron que sería más seguro para ella y los gemelos, si estos nacían prematuramente por cesárea. Y mientras el Sr. Uke autorizaba el procedimiento, los doctores decidieron practicar la cirugía 16 días después de estar en coma la Sra. Uke.

Afortunadamente, todo el procedimiento salió bien y los bebés nacieron sanos y sin complicaciones, el 10 de abril de este año tras tener apenas 26 semanas de gestación.

Sochika Palmer pesaba solo 770 gramos, mientras que su hermano, Osinachi Pascal, pesaba 850. Ambos bebés pesaban menos de 1 kg cuando fueron dados a luz a través de una cesárea. Fueron atendidos en la unidad de cuidados intensivos neonatales hasta los 116 días de edad.

Allegados a la madre afirman que cuando Perpetual despertó del coma en el hospital y descubrió que sus bebés habían nacido vivos y sanos no podía creerlo.

“Estaba embarazada de 24 a 25 semanas, en esa etapa, y cuando me desperté, estaba tan desorientada. Pensé que había perdido mi embarazo porque ya no podía ver mi bulto. Estaba realmente preocupada y desorientada.” Dijo la Sra. Uke con gran alivio y sorpresa.

Perpetual Uke y su familia ahora se encuentran juntos y en casa. Los gemelos fueron dados de alta después de pasar casi tres meses en el hospital y están “mejorando a medida que pasan los días”, explica la mujer.