La tarde de este domingo 10 de noviembre, el presidente de Bolivia desde el año 2006, Evo Morales, anunció su renuncia al poder tras semanas de protestas en el país suramericano que pedían su renuncia y que se realizaran otras elecciones.

Cabe destacar, que el pasado 20 de octubre se llevaron acabo las elecciones presidenciales en el país boliviano, entre Morales y el candidato opositor, Carlos Mesa, en las cuales resultó ganador el actual mandatario. Dichos resultados de los comicios generaron inmediatas protestas en las calles del país las cuales conllevaron a la muerte de 3 personas, varios heridos e incluso un motín policial.

La mañana de este domingo, el presidente Morales, anunció que tras el informe entregado por la Organización de Estados Americanos, (OEA), en el cual se señalaban algunas irregularidades en los resultados electorales del 20 de octubre, el líder boliviano llamó a unas nuevas elecciones. No obstante, las Fuerzas Armadas de Bolivia, no aceptaron este anuncio y exigieron su pronta renuncia por el bien del pueblo boliviano.

Posterior a la renuncia del mandatario, el vicepresidente Álvaro García Linera también emitió su renuncia al cargo y esto derivó que los siguientes en la línea de sucesión al cargo según lo establecido por su Constitución, la presidenta del Senado, Adriana Salvatierra y el presidente de la Cámara de Diputados, Víctor Borda, dimitiera al cargo de la presidencia del país.

La máxima ley del país, constituye que se deben realizar nuevas elecciones en un plazo de 90 días para elegir al nuevo presidente.