(Caracas, 4 de noviembre del 2020).- Un grupo de arqueólogos tailandeses encontraron un esqueleto de ballena casi perfectamente conservado, y que se cree que podría tener entre 3.000 y 5.000 años de antigüedad.

Los huesos fueron encontrados a principios de noviembre a unos 12 kilómetros de la costa, al oeste de Bangkok. Se cree que el esqueleto de 12 metros de largo es el de una ballena de Bryde.

Este gran hallazgo fue obra de un ciclista que vio como un gran hueso sobresalía de la tierra. A partir de ahí, se han encontrado 36 huesos en perfecto estado de conservación. La prueba del carbono podrá situar una fecha concreta de la época a la que pertenece y las condiciones geológicas en las que vivió.

Los expertos esperan que el hallazgo ofrezca “una ventana al pasado”, especialmente para la investigación sobre los niveles del mar y la biodiversidad.

Los restos parcialmente fosilizados son “un hallazgo raro”, le dijo a la BBC el investigador de mamíferos, Marcus Chua, de la Universidad Nacional de Singapur.

“Hay pocos subfósiles de ballenas en Asia”, agregó, y son aún menos los que están “en condiciones tan buenas”.

Chua dice que el descubrimiento permitirá a los investigadores averiguar más sobre esta especie en particular en el pasado y saber si hubo diferencias con las ballenas de Bryde de hoy en día.

El esqueleto también proporcionará información sobre las condiciones paleobiológicas y geológicas en ese momento, incluida la estimación del nivel del mar, los tipos de sedimentos y las comunidades biológicas contemporáneas en ese momento.

Los huesos aún no han sido sometidos a datación por carbono para determinar su edad exacta, y se espera que los resultados estén listos en diciembre.

En la actualidad las ballenas de Bryde, viven principalmente en las aguas tropicales y cálidas templadas en todo el mundo, todavía pueden encontrarse y observarse en Tailandia, donde se cree que viven unos 50 ejemplares.