Pompeo se reunirá el miércoles por la noche con su homólogo británico, Dominic Raab, y al día siguiente con Johnson en Downing Street

El secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo llega al Reino Unido este miércoles, dos días antes del Brexit, tras el cual Londres y Washington esperan reforzar su relación comercial aunque algunos desacuerdos diplomáticos, especialmente sobre Huawei, se interpongan en su camino.

En ruta a Ucrania y Asia, Pompeo hará una escala de 24 horas en la capital británica un día después de que el presidente Donald Trump anunciase su muy publicitado plan de paz israelo-palestino, reseñó la agencia AFP.

A diferencia de otros líderes mundiales, el primer ministro Boris Johnson aplaudió el martes la propuesta: “podría ser un avance” consideró, mostrando su solidaridad diplomática con un aliado histórico y especialmente importante después de que su país abandone la Unión Europea el viernes por la noche.

Sin embargo, la “relación especial” de que tanto presumen Londres y Washington recibió ese mismo día un golpe cuando el ejecutivo británico decidió permitir la participación del gigante tecnológico chino Huawei en el desarrollo de la próxima generación, 5G, de su red de internet móvil de alta velocidad.

Estados Unidos llevaba tiempo presionando a los europeos, y especialmente al Reino Unido, para que excluyeran a este grupo afirmando, en un contexto de competición comercial con Pekín, que podría espiar para el gobierno chino.

Buscando limitar los riesgos para su seguridad, Londres decidió excluir a Huawei y otros “proveedores de alto riesgo” de las áreas más sensibles por las que fluyen los datos de los clientes. Y la Unión Europea en su conjunto se disponía a hacer algo similar el miércoles.

Washington advirtió que podría dejar de compartir información con los países que autoricen al grupo chino en sus redes de telecomunicaciones.

– Manzanas de la discordia –

“Los americanos habían amenazado con consecuencias para la cooperación en los servicios de inteligencia” si Londres trabajaba con Huawei, señaló a la AFP Ian Bond del “think tank” Centro para la Reforma Europea. “Los británicos no se tomaron estas amenazas muy en serio y ahora sabremos si deberían haberlas tomado más en serio o no”, añadió.

“Decepcionado” por la decisión de Londres, y unas restricciones que podría considerar insuficientes, Estados Unidos sumará este tema a la lista de desacuerdos que ambos países deberán limar para negociar un ambicioso acuerdo de libre comercio posbrexit, una “prioridad absoluta” para Trump.

Pompeo se reunirá el miércoles por la noche con su homólogo británico, Dominic Raab, y al día siguiente con Johnson en Downing Street, antes de proseguir viaje hacia Kiev donde mantendrá conversaciones con el presidente ucraniano Volodimir Zelenski “para subrayar el apoyo de su país a la soberanía e integridad territorial de Ucrania”, según el Departamento de Estado.

Esa visita tendrá lugar mientras en el Senado estadounidense prosigue el juicio político contra Trump, acusado de congelar una ayuda militar crucial para Kiev para conseguir que su homólogo ucraniano lanzase una investigación contra su rival demócrata Joe Biden, que podría enfrentarse a él en la carrera por la Casa Blanca.

Entre las otras manzanas de la discordia que enfrenta a Londres y Washington destaca el proyecto británico de imponer un impuesto a los gigantes digitales estadounidenses.

Pero también la negativa de Estados Unidos a extraditar a Anne Sacoolas, la esposa de un diplomático implicada en un accidente de tráfico que mató a un joven británico en Inglaterra.

“Creemos que esto equivale a una denegación de justicia”, denunció recientemente Raab. “El Reino Unido habría actuado de manera diferente si se hubiese tratado de un diplomático británico destinado en Estados Unidos”, aseguró.

Las diferencias sobre el acuerdo nuclear con Irán, abandonado por Washington, y la denuncia de un fiscal estadounidense de que el príncipe Andrés, hijo de la reina Isabel II, no coopera con una investigación del FBI sobre el difunto pederasta Jeffrey Epstein contribuyen a la tensión.

Tras Kiev, Pompeo tiene previsto viajar a Belarús, Kazajistán y Uzbekistán.

Con información de NTN24