“El racismo es un veneno, el odio es un veneno. Y este veneno existe en nuestra sociedad”, declaró la canciller alemana, Angela Merkel

La canciller alemana, Angela Merkel, fustigó este jueves el “veneno” del racismo en Alemania tras la doble matanza que dejó nueve víctimas en Hanau, cerca de Fráncfort, al vincularlas con otros atentados de extrema derecha cometidos en el país.

“El racismo es un veneno, el odio es un veneno. Y este veneno existe en nuestra sociedad”, declaró Merkel, evocando una serie de asesinatos y atentados de las últimas dos décadas relacionados con el terrorismo de extrema derecha y el fanatismo religioso, reseñó la agencia AFP.

Este miércoles nueve personas murieron el miércoles por la noche en dos tiroteos en bares de narguilé en la ciudad alemana de Hanau, un crimen probablemente “xenófobo”, cuyo presunto autor fue hallado muerto el jueves por la mañana en su domicilio.

La fiscalía antiterrorista anunció este jueves que asume la investigación y dispone de “elementos que apoyan una motivación xenófoba”.

Con información de NTN24