Las fuerzas de seguridad han utilizado cañones de agua para dispersar a un grupo de manifestantes que se habían concentrado en Berlín para protestar por las restricciones adoptadas para contener la pandemia de coronavirus, después de que los agentes les instaron a respetar la distancia y utilizar mascarillas.

Un portavoz policial ha confirmado que en la céntrica Puerta de Brandeburgo se han concentrado entre 5.000 y 10.000 personas, a las que habría que sumar un millar más en el Puente Marschall, cerca del Parlamento donde precisamente se iba a votar una serie de enmiendas para reforzar la capacidad de respuesta del Gobierno de Angela Merkel.

Las autoridades sanitarias han informado este miércoles de 17.561 casos nuevos de COVID-19 en 24 horas, hasta un total de 833.307 desde el inicio de la pandemia. Al menos 13.119 personas han perdido la vida, 305 más que el martes.

Con información de la opinión de murcia