Hong Kong retira el polémico proyecto de ley sobre las extradiciones hacia China que provocó un movimiento de protesta sin precedentes

La jefa del Ejecutivo hongkonés anunció el miércoles que retirará el polémico proyecto de ley sobre las extradiciones hacia China que provocó un movimiento de protesta sin precedentes, cediendo así a una de las principales reivindicaciones clave de los manifestantes.

“El Gobierno retirará oficialmente el proyecto de ley para apaciguar por completo las preocupaciones de la población”, declaró Lam en un video difundido por sus servicios.

Según AFP, este polémico texto que pretendía autorizar las extradiciones hacia China continental, fue el origen de la crisis política que sacude la excolonia británica desde hace tres meses, la más grave desde su retrocesión en 1997.

Tras las primeras manifestaciones masivas, Lam había anunciado la suspensión del proyecto a mediados de junio. Los manifestantes en cambio, temiendo que volviese a resurgir, continuaron exigiendo su retirada oficial y definitiva.

Los manifestantes ampliaron a lo largo de las semanas sus reivindicaiones para denunciar un retroceso de las libertades y la injerencia creciente de China en la región semiautónoma.

Hong Kong atraviesa unas protestas inéditas, con acciones casi diarias que a veces terminaron en altercados.

La posibilidad de que Lam y Pekín estuvieran dispuestos a hacer concesiones, después de haber permanecido inflexibles, fue anunciada el miércoles a mediodía por varios medios hongkoneses y confirmada después por un diputado que se había reunido con la jefa del Ejecutivo.

– “No es bastante, demasiado tarde” –

Estas informaciones, y la esperanza de un apaciguamiento en la crisis, hicieron subir la bolsa local, que cerró con un alza de casi un 4%, cuando había perdido más del 10% desde el inicio de las protestas.

Las acciones de la compañía aérea hongkonesa, Cathay Pacific, a la que Pekín dio una advertencia debido al apoyo de ciertos empleados al movimiento, ganó un 7,21%.

Pero no es seguro que esta concesión sea suficiente para calmar a los manifestantes, que exigen más cambios.

“No es bastante, demasiado tarde”, declaró Joshua Wong, que en 2014 fue la cara visible del “Movimiento de los Paraguas” y que fue detenido brevemente la semana pasada, durante una redada contra las grandes figuras de la movilización actual.

“También pedimos al mundo que esté atento a esta táctica y que no se deje engañar por Hong Kong y el Gobierno chino. En realidad no concedieron nada, y se prepara una represión a gran escala”, añadió.

En los diferentes foros de internet usados por el movimiento prodemocracia aparecían también comentarios señalando que esto no significaría el fin de las protestas.

“Más de 1.000 personas fueron detenidas, una cifra incalculable de heridos”, indicaba en especial un mensaje ampliamente difundido en la aplicación de mensajería Telegram.

“Cinco exigencias principales, no una menos. Liberen HK [Hong Kong], revolución ahora”, añadía.

Los manifestantes siguen exigiendo principalmente la introducción del sufragio universal o la apertura de una investigación independiente sobre el uso de la fuerza por la policía hongkonesa.

Por su parte, Pekín, dio muestras el martes de querer calmar la situación. El portavoz de la oficina de negocios de Hong Kong y Macao, Yang Guang, aseguró que los habitantes de la isla “incluidos los jóvenes estudiantes”, tenían el derecho a manifestarse “pacíficamente”.

Durante estos tres últimos meses, Lam adoptó a menudo un tono provocador, dando la impresión de no querer o no estar dispuesta a hacer concesiones.

El martes, durante una rueda de prensa, afirmó que no tenía la intención de dimitir, después de que se filtrara una grabación de audio.

En esta última decía que quería dejar su puesto y que solo contaba con un margen de maniobra “muy limitado” para solucionar la crisis.

Con información de NTN24