Trump presiona para reactivar la maltrecha economía, mientras su principal asesor médico advirtió contra los peligros de un desconfinamiento apresurado

Estados Unidos superó el sombrío hito de 100.000 muertes de coronavirus y Brasil traspasó las 25.000, en momentos en que América Latina es el epicentro de los contagios y se teme un nuevo brote en Corea del Sur, reseñó la agencia AFP.

La Unión Europea presentó un plan de 750.000 millones de euros para acelerar su salida de la crisis, pero la cifra de muertes en Estados Unidos es un recordatorio más del poder devastador de la pandemia que se cierne sobre América.

La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, hizo una pausa durante una conferencia de prensa para señalar el asombroso número de víctimas del “virus villano”, en momentos en que los estados comienzan a abrir cautelosamente sus golpeadas economías.

Joe Biden, a punto de ser nominado candidato presidencial de los demócratas, mencionó el espantoso hito: “A los que sufren, lamento mucho su pérdida”, dijo el exvicepresidente a través de un tuit.

Estados Unidos es el país más afectado por el virus con casi 1,7 millones de casos registrados y más de 100.000 muertes, según la Universidad Johns Hopkins.

Trump presiona a gobernadores y líderes locales para reactivar la maltrecha economía, mientras su principal asesor médico, el inmunólogo Anthony Fauci, advirtió contra los peligros de un desconfinamiento apresurado.

“Eso es realmente tentar al destino y buscar problemas”, dijo Fauci a CNN.

– Brasil, más muertes diarias –

Sudamérica, especialmente su ‘país continente’ Brasil, mantiene encendidas las alarmas.

Mientras que muchas naciones occidentales están volviendo a la normalidad, el virus continúa su marcha en América Latina, donde supera a Europa y Estados Unidos en contagios diarios.

Este miércoles, Brasil registró otros 1.086 decesos y 20.599 casos de la covid-19 en 24 horas, superando la marca de los 25.000 fallecidos y de los 400.000 contagiados.

Con más de 210 millones de habitantes, Brasil totaliza 411.821 casos y 25.598 muertes por el virus, cifras alarmantes que para especialistas podrían ser hasta 15 veces superiores, debido al a subnotificación a consecuencia de la falta de exámenes.

El gigante sudamericano es el segundo país con más casos de covid-19 en el mundo y el sexto en número de decesos.

El virus también alimenta una crisis política en el país, donde el presidente ultraderechista Jair Bolsonaro ha minimizado la amenaza de la pandemia y ha arremetido contra los gobernadores de los estados que han pedido a la gente que se quede en casa.

También en la región, Perú registró un récord de 6.154 nuevos casos de covid-19 en las últimas 24 horas, con la que los contagios en el país sumaron cerca de 135.905, incluidos 3.983 muertos.

Tras ser considerado un modelo global en la forma de frenar el virus, Corea del Sur también es motivo de preocupación desde que aligeró las restricciones. Este jueves informó del mayor aumento de casos (79) en casi dos meses, debido a las infecciones detectadas en un almacén de una compañía de comercio electrónico cerca de Seúl.

Un total de 69 personas contagiadas frecuentaron un almacén de la compañía de comercio electrónico Coupang en Bucheon, al oeste de Seúl, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea.

Alrededor de 4.100 personas que trabajan en el edificio o que acudieron a él recientemente se hallan en autoaislamiento, y más del 80% ya se han sometido a los test, afirmó a la prensa el viceministro de Salud, Kim Gang-lip.

Con la economía mundial paralizada, los estragos del coronavirus a nivel económico y social son devastadores. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) estimó que uno de cada seis jóvenes se encuentra sin trabajo debido a la pandemia.

En este contexto, la Comisión Europea presentó un plan de 750.000 millones de euros (825.000 millones de dólares) al Parlamento Europeo y a los Estados miembros del bloque, para ayudar a los países a enfrentar la crisis económica provocada por la pandemia con una combinación de préstamos y ayudas.

La crisis sanitaria ha recrudecido la situación de los más vulnerables. Según la oenegé Oxfam, la pandemia puede precipitar 500 millones de personas a la pobreza.

Y un estudio conjunto de la oenegé Save the Children y Unicef advirtió que la pandemia podría empobrecer a 86 millones de niños aquí a finales de año.

En España, la crisis impactó de lleno en una economía que ya registraba la segunda tasa de desempleo más alta de la zona euro por detrás de Grecia y llevó a muchos españoles a pedir comida por primera vez en la vida.

“Me tapo la cara porque me da mucha vergüenza, yo nunca en la vida he pedido”, dice Jacqueline Álvarez, de 42 años, que sostiene en la mano una bolsa llena de provisiones en el humilde barrio de Aluche de Madrid.

Muchos países están haciendo presión para reactivar el turismo, sector clave en muchas economías y totalmente paralizado con la pandemia.

En Chipre se volvieron a abrir las playas, pero con las hamacas y las sombrillas separadas, y el gobierno aseguró que estaba dispuesto a pagar los gastos médicos de cualquier visitante que se contagie del nuevo coronavirus durante su estancia.

Más al norte, en Rusia, el gobierno dijo que el país pasó el pico de la epidemia y anunció que el confinamiento empezará a flexibilizarse a partir del 1 de junio en Moscú.

– “Vivir en dignidad” –

En Nueva York, la ciudad más afectada por la enfermedad en Estados Unidos, la iglesia del padre Fabián Arias está de duelo. Ha perdido 44 feligreses en dos meses debido al coronavirus, el 90% de ellos inmigrantes hispanos.

Pero en medio de la tragedia, este pastor luterano argentino ha montado una red para alimentar a más de 500 familias por semana, que debido al desempleo generado por la pandemia no tienen qué comer.

“No queremos que la gente muera en vida, queremos que la gente pueda vivir en dignidad”, dice el pastor.

En La Pintana, la zona obrera de Santiago de Chile, donde se confirmaron 2.118 casos de covid-19, los vecinos se han movilizado para ayudarse.

“Si no salgo no como. Mi marido trabaja en la construcción, estamos sin nada”, explicó Claudia Gutiérrez, madre de tres hijos, mientras recogía cinco raciones de comida caliente en la “olla común” de la población 6 de Mayo.

Bolivia anunció que librará la “madre de las cuarentenas”. Será “encapsulada” por militares y policías para contener una escalada explosiva del nuevo coronavirus.

En Venezuela, el gobierno de Nicolás Maduro registra 1.245 contagios y apenas 11 muertes, en un país de 30 millones de habitantes.

Estas cifras fueron calificadas de falsas y “absurdas” por la oenegé Human Rights Watch (HRW) y la Universidad Jo.

Con información de NTN24