El Ministerio de Relaciones Exteriores del país aseguró que los comicios parlamentarios del domingo no contaron con las garantías de imparcialidad, libertad, igualdad de oportunidades, justicia y transparencia del sistema democrático

El gobierno de Colombia no reconoce los resultados de las elecciones legislativas del domingo, a las que considera fraudulentas y promovidas por un régimen ilegítimo, informó la Cancillería.

“Colombia no reconoce los resultados de las elecciones fraudulentas del 6 de diciembre promovidas por el régimen ilegítimo de Nicolás Maduro sin las garantías de imparcialidad, libertad, igualdad de oportunidades, justicia y transparencia del sistema democrático”, aseguró en un comunicado el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Cerca de 20,7 millones de venezolanos debían elegir a 277 diputados entre unos 14.400 aspirantes. Sin embargo, en toda esa gama de candidatos no estuvieron los líderes tradicionales de la oposición, pues optaron por abstenerse de participar en los comicios.

Pese a que los grandes nombres de la oposición no acudieron a las elecciones, sí lo hicieron algunos de sus partidos, intervenidos por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

Elecciones sin observación

Colombia explicó que no es posible reconocer la legitimidad de la jornada sin la participación de todas las fuerzas políticas. En particular de la oposición democrática perseguida por el régimen, y en la que no hubo una observación electoral objetiva y fidedigna.

“Con esta elección fraudulenta el régimen dictatorial de Nicolás Maduro busca prolongar la usurpación del poder. Busca, además, asegurar el control sobre la Asamblea Nacional, única institución democrática que sobrevive en Venezuela”, agregó el Ministerio de Exteriores.

Los coordinadores de seis colegios electorales de Caracas aseguraron que la abstención superó 80% en algunos centros de votación.

Los coordinadores explicaron que la participación había sido menor a 20%, al menos hasta las 4:00 pm.

“Remedo de elecciones”

Colombia fue uno de los primeros países en reconocer, en enero de 2019, al jefe del Parlamento, Juan Guaidó, que encabeza la oposición, como presidente interino de Venezuela. Esto tensó las relaciones entre Caracas y Bogotá.

Un mes después, el 23 de febrero de 2019, Maduro rompió relaciones con Colombia a raíz del fallido intento de Guaidó de ingresar desde la ciudad de Cúcuta con una caravana de ayuda humanitaria.

El sábado el presidente colombiano, Iván Duque, de visita en Cúcuta, capital de Norte de Santander, calificó como un remedo de elecciones la jornada. Al tiempo que dijo que el régimen de Maduro intentará siempre chantajear, presionar, valerse de todo tipo de mecanismos para tratar de legitimarse. “Pero nosotros no vamos a legitimar jamás esa dictadura”, añadió.

Por su parte, la Cancillería colombiana instó el domingo a la comunidad internacional a aumentar los esfuerzos dentro del marco del derecho internacional para apoyar el restablecimiento del Estado de derecho y la democracia de Venezuela.

“Colombia reafirma que solo unas elecciones presidenciales y parlamentarias libres, justas y creíbles permitirán iniciar el camino para el regreso de la democracia. Asimismo, se logrará la superación de la crisis multidimensional que vive Venezuela”, agregó el Ministerio.

Colombia es el mayor receptor del éxodo venezolano y, según datos de la autoridad migratoria, a septiembre de 2020 había 1.715.831 ciudadanos en el país andino.

Con información de el nacional