(Caracas 24 de noviembre de 2020).- En noviembre de 2020, China contaba con 55 sitios declarados Patrimonio de la Humanidad por parte de la Unesco, siendo así, uno de los países con más bienes inscritos. Hoy esta majestuosa cascada de nubes en el monte Lu Shan, se suma a su patrimonio.

El monte Lu Shan (shan significa monte en idioma mandarín) es una montaña de China, situada a 36 kilómetros al sur de la ciudad de Jiujiang en la provincia de Jiangxi, entre el Yangzi y el lago Poyang. En él se encuentran numerosas riquezas naturales (flora, fauna, geología); además, es un lugar destacado para la historia, la religión, la pintura y la poesía. Todas estas características hicieron que en 19976 la Unesco declarara al Parque Nacional de Lu Shan Patrimonio de la Humanidad.

La zona montañosa comprende un área de 282 km². Cerca del 77% de la montaña está cubierto por bosques. El clima es el típico de las regiones montañosas, con una temperatura media de 16,9 °C de julio a septiembre y ciento ochenta días con niebla. Su hábitat está clasificado como bosque nuboso.

La hermosa cascada de nubes podría ser el comienzo de una leyenda ancestral, pero tras la belleza de la imagen, solo se esconde un fenómeno que se produce cuando una masa de aire cálido y vapor choca contra una cumbre.

Las nubes que fluyen por las paredes del Lu Shan invaden los valles y envolviéndose en las crestas, se pierden en la oscuridad del bosque. Un momento que los amantes de la fotografía advierten difícil de capturar con una lente, ya que ante sus ojos es como encontrarse en un país de hadas.

China es uno de los países más grandes en atractivos turísticos, gracias a sus impactantes y fascinantes paisajes, cultura y monumentos culturales. Estos siempre han cautivado y siguen cautivando al público sobre todo a aquellos amantes de las fotografías.