asegura que Irán derrotará las sanciones de EEUU y venderá su petróleo

(Caracas, 4 de noviembre de 2018).- El presidente iraní, Hasan Rohaní, aseguró hoy que su país derrotará “con orgullo” las sanciones “ilegales e injustas” de Estados Unidos y continuará vendiendo su petróleo pese a las restricciones impuesta

Después de que entraran hoy en vigor las sanciones estadounidenses contra el sector petrolero y financiero de Irán, Rohaní descartó cualquier negociación con EEUU mientras que este país no cumpla con el acuerdo nuclear de 2015.

“No tenemos problemas para hablar, siempre que la otra parte respete sus compromisos”, subrayó el mandatario en un discurso durante una reunión con funcionarios del Ministerio de Economía.

En mayo pasado el presidente Donald Trump retiró a EEUU del pacto nuclear y volvió a imponer sanciones a Irán, que se han aplicado en dos rondas, la primera en agosto y la segunda, hoy.

El resto de países firmantes del acuerdo -Rusia, China, Francia, el Reino Unido y Alemania- están intentando, sin embargo, contrarrestar estas sanciones, y Washington ha tenido que eximir temporalmente de la prohibición a la compra de petróleo iraní a ocho países, cuyos nombres anunciará hoy.

Al respecto, Rohaní aseveró que EEUU está “aislado” y que el hecho de que exima a ocho países del embargo cuando su intención era reducir a cero la venta de petróleo iraní, es “una victoria” para Irán.

“Por supuesto, si no eximieran a estos ocho países, seguiríamos vendiendo nuestro petróleo”, adelantó el presidente, cuyo Gobierno ya está recurriendo a estrategias para sortear las sanciones.

Algunas de estas medidas son la venta del crudo a través de la Bolsa de valores, el uso de monedas nacionales o el intercambio por productos para facilitar los pagos de sus clientes y el transporte del petróleo con sus propios cargueros.

Esta nueva ronda de sanciones penaliza la venta de petróleo iraní y también las transacciones financieras con su Banco Central y otras entidades que serán incluidas en la lista negra del Departamento del Tesoro estadounidense.

Por ello, Rohaní abogó por fomentar el sector privado y “transferir una parte de las responsabilidades de los bancos al mercado de capitales” en esta época de sanciones.

En su alocución, el presidente denunció que las políticas estadounidenses buscan “presionar simplemente a la población” y auguró que “la guerra comercial”, perjudicial en la actualidad para Irán, supondrá “a largo plazo una derrota para EEUU”.

Desde que Washington anunciara sus sanciones, numerosas empresas extranjeras han abandonado Irán, las exportaciones petroleras han caído en unos 800.000 barriles diarios (de 2,5 millones) y la moneda nacional, el rial, se ha devaluado fuertemente.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha pronosticado que la economía iraní va a contraerse un 1,5 % este año y un 3,6 % en 2019, y que la inflación superará el 30 %.

Según el economista iraní, Parviz Shahryarí, que fue asesor para temas de sanciones del Banco Parsian, el Gobierno va a enfrentarse a problemas como el déficit presupuestario y la disminución de las reservas de divisas.

Shahryarí dijo a Efe que los efectos del regreso de las sanciones comenzaron desde el momento en que EEUU se retiró del acuerdo nuclear, por lo que las restricciones de hoy “tienen más un efecto psicológico que real” a corto plazo.

No obstante, a medio plazo sí provocarán “serias limitaciones en la economía del país”, según el economista, quien agregó que su efecto futuro “dependerá del precio del petróleo”.

En este sentido, el exasesor del Banco Parsian consideró que “no existe la posibilidad de reducir a cero las exportaciones de petróleo iraní”, ya que aumentarían los precios del crudo, algo que no interesa al mercado.

En cuanto al aislamiento financiero, indicó que al igual que durante la anterior etapa de sanciones (2012-2016), el Banco Central de Irán encontrará “algunas vías” para que no se interrumpan completamente las transacciones.

Además, la Unión Europea tiene el compromiso de poner en marcha un mecanismo especial que facilitará los pagos vinculados con las exportaciones e importaciones iraníes, y que podrá abrirse a otros países.

Todo el mundo está a la espera de que Washington ofrezca hoy más detalles sobre el impacto de las sanciones, que incluirán a unas 700 entidades e individuos iraníes en la lista negra del Departamento del Tesoro estadounidense.

“Son las sanciones más fuertes que ha impuesto jamás nuestro país”, dijo ayer Trump, quien desde que llegó a la Presidencia no ha escatimado esfuerzos para intentar doblegar a la República Islámica.

CON INFORMACIÓN DE  EFE

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*