La que fuera la casa de Sarah Jessica Parker en el año 2011 y que vendiera en su momento, vuelve a venderse por más de 13 millones de euros

Sarah Jessica Parker y Matthew Broderick compraron en el año 2011 una espectacular casa en una de las zonas más exclusivas de Nueva York, en Manhattan. Un año después la pusieron a la venta y tuvieron que esperar un año más para poder deshacerse de ella. Los que fueran los nuevos propietarios de esta vivienda, han vuelto a hacer lo mismo y han colgado el cartel de ‘se vende’. A pesar de que nos encontramos en plena pandemia provocada por el coronavirus, la casa ya está vendida por nada más y nada menos que más de 13 millones de euros. Os contamos todos los detalles.

Para la actriz que ha dado vida a Carrie Bradshaw en ‘Sexo en Nueva York’, la compra de esta vivienda fue una gran inversión. La pareja compró la casa en 2011 por 18 millones de dólares (algo más de 15 millones de euros, al cambio) y la vendieron dos años después por la cifra de 25 millones de dólares (19 millones de euros en aquella época). Por lo que la pareja de actores consiguieron una gran rentabilidad económica a esa transacción de compra-venta.

Sarah Jessica Parker era propietaria de una casa de 700 metros cuadrados

La casa que acaba de venderse por un precio final de 15,8 millones de dólares (unos 13,3 millones de euros, al cambio actual), cuenta con 700 metros cuadrados habitables. A pesar de que en un principio los dueños la pusieron a la venta por 18,2 millones de dólares (unos 15,4 millones de euros) se ha cerrado el acuerdo con una rebaja superior a los 2 millones de dólares, unos 1,6 millones de euros al cambio actual. Un precio mucho más bajo por el que en su momento vendió la casa Sarah Jessica Parker, por lo que los anteriores propietarios no han hecho una buena inversión en esta casa.

La propiedad cuenta con cinco dormitorios y cinco baños repartidos en varias plantas y también dispone de jardín. ¿Lo más? Sus siete chimeneas y los amplios ventanales que la convierten en una vivienda muy luminosa, lo que resalta su suelo de madera y sus tejados altos. En su momento, incluso la actriz abrió las puertas de su casa y posó para la edición estadounidense de Vogue en marzo del año 2014.

A pesar de que la vivienda es estrecha, tiene cuatro plantas, destacando la planta baja por su bonito jardín. Cuando la pareja de actores vivía en esta propiedad, Sarah Jessica Parker la tenía completamente decorada con unos relajantes tonos blancos y beis. Además, la cocina está incorporada al resto de la casa y ocupa un lugar central en la planta baja. Os mostramos todas las fotografías de la que fuera la casa de la mítica Carrie Bradshaw y que acaba de venderse por nada más y nada menos que más de 13 millones de euros en plena pandemia.

Con información de: Semana