(Caracas, 06 de noviembre de 2020).- La última temporada de la Casa de Papel, famosa serie de Netflix, inició el rodaje el 3 de agosto en Dinamarca pese al coronavirus, además grabarán escena en España y Portugal.

El creador del programa, Alex Pina, ha revelado algunos detalles diciendo en sus redes sociales cosas como: “En el género cinematográfico de guerra pura, también buscamos personajes cuya inteligencia se pueda comparar con la del profesor”. Dándole a los fans la idea de un posible villano tan inteligente como el admirado y querido Profesor.

“La guerra alcanza sus cotas más extremas y salvajes, pero es también la temporada más épica y emocionante”, prometió Pina.

Otro dato curioso es que el tan querido personaje de Nairobi, interpretado por Alba Flores, volverá a escena y aunque tras el trágico desenlace del personaje, es imposible pensar en volver a verla junto a La Resistencia, fuentes allegadas a la producción de la serie confirmaron que la actriz estará presente en la quinta temporada, probablemente realizando escenas anteriores a su muerte.

La quinta parte de la serie constará de 10 episodios y supondrá el final definitivo de la banda de atracadores más querida de España y el mundo cinematográfico y, aunque aún no tiene fecha de estreno en Netflix, considerando el cronograma de grabaciones los nuevos episodios podrían llegar a mediados del 2021.

“Bella Ciao” todo un himno revolucionario

La Casa de Papel tomó como himno a la conocida canción “Bella Ciao” por una razón. Detrás de una letra desgarradora y revolucionaria se esconde una realidad cruda e histórica que pocos conocen.

El 25 de abril de 1945, hace 75 años, en las calles italianas se escuchó por primera vez al unísono la canción como himno de la resistencia cuando ocurrió la liberación del fascismo en ese país y, desde entonces, se convirtió hasta la fecha en el canto antisistema.

El historiador Leónidas “Noni” Ceruti cuenta que “Bella Ciao” fue una canción popular cantada por los simpatizantes del movimiento partisano italiano durante la Segunda Guerra Mundial, cuando luchaban contra las tropas fascistas y nazis.

La canción cuneta la historia de un guerrillero que se despide de su novia para, posiblemente, no volver nunca. El mensaje en sí hace que esta se convierta en todo un himno digno de admirar y cantar: la disposición a una lucha sin cuartel hasta alcanzar la victoria, mensaje del que también participan otras célebres canciones del acervo guerrillero como Fischia il Vento, además de otras menos conocidas, algunas versiones de canciones del Ejército Rojo”.

“Noni” Ceruti resalta que venga de donde venga la canción lo importante es que: “Bella Ciao fue, es y será un himno de lucha revolucionaria antifascista, contra el capitalismo y contra todo tipo de dictaduras”.