Tras fuertes rumores de separación entre ambos, la modelo y bailarina Inger Mendoza finalmente rompió el silencio sobre el estado de su relación amorosa con Nacho, su esposo y padre de sus hijos.

La venezolana aseguró que en casa “todo está bien. Yo estoy bien”, que todo se trató de una supuesta estrategia armada en redes sociales para despertar el interés de los fanáticos del cantante, pero que la pareja está más feliz que nunca.

“Yo entiendo suficientemente bien el trabajo de Miguel y, en algún momento (hace muuuucho), fui modelo de comerciales y de videos de otros artistas, por lo que para mí es un trabajo como cualquier otro. Aquí sabemos separar lo profesional de lo personal, pero entiendo también que, desde afuera, sea difícil de procesar”, escribió la esposa del cantante.

Además agradeció a sus seguidores por el apoyo brindado en esos días y los miles de comentarios positivos ante una supuesta infidelidad de parte de su esposo. Todo esto lo expresó mediante un post en su cuenta de Instagram, acompañado de una fotografía en la que aparece dándose un beso con el intérprete de Báilame y Destino.

Con información de revista ronda