El presidente de Estados Unidos y la primera dama han dado la bienvenida al Día de los Muertos celebrando un evento con niños disfrazados

Donald Trump (74 años) y su esposa, Melania (50), han celebrado la inauguración de la nueva fachada de la Casa Blanca. Con motivo del festejo de Halloween, fecha marcada en el calendario norteamericano por el Día de los Muertos, el imponente hogar del presidente de Estados Unidos se ha engalanado para la cita.

Miles de calabazas decoran los rincones de la majestuosa mansión. Pero no son calabazas al uso, están repletas de velas y la luz sale por los ojos y la boca que han dibujado y recortado sobre su rugosa piel. Las escaleras de la entrada principal se muestran prácticamente a oscuras, solo alumbradas por la luz naranja de varias calabazas que se asientan en las esquinas.

Las columnas infinitas y blancas que definen la esencia de la casa más famosa de Washington se han teñido de otoño. Aprovechando que Halloween se celebra en plena estación otoñal, y dejando a un lado la versión más siniestra del Día de los Muertos, este año, los Trump han preferido llenar la fachada de hojas secas.

Como si fueran enredaderas, las hojas rojizas, ámbar y verdes se entrelazan en las columnas de la Casa Blanca. Además, el color ocre de la única luz que se expande por los enormes balcones del edificio favorecen aún más la sensación tétrica de la decoración.

La decoración de este año es muy diferente a la del 2019. Hace un año, las columnas se vestían con finos árboles negros sin hojas, la luz que predominaba era más dorada y las calabazas apenas tenían protagonismo en el suelo.

Melania y Donald han celebrado un evento con niños para esta semana de miedo, y mostrar públicamente la nueva cara de su hogar. Los menores han acudido disfrazados de algunos de sus personajes de ficción favoritos. Se han podido ver unicornios rosas, dinosaurios que han asustado a la primera dama o esqueletos y momias que se han querido acercar al presidente mientras este se reía de la situación.

Algunos de los trajes de los niños dejaban totalmente asombrados al presidente y la primera dama de EEUU.

Dos meses para Navidad

Este 2020 se vivirán unas Navidades muy atípicas en todo el planeta. Las multitudes en las calles celebrando los días más especiales del año no se verán esta vez. Además, en la Casa Blanca también serán un punto de inflexión, y es que el próximo martes 3 de noviembre se celebran las elecciones estadounidenses, por lo que el futuro de Trump está en el aire.

En poco más de una semana se resolverá su lucha con Joe Biden y podría terminar su mandato al frente del Despacho Oval. Si el candidato demócrata vence a Donald, la familia Trump deberá despedirse de la Casa Blanca el 20 de enero.

Es por ello que las ideas para la decoración navideña de este año están siendo más nerviosas que las de los tres últimos años.

 

Melania Trump rematando la decoración navideña de la Casa Blanca

No obstante, la presentación de los pasillos engalanados de motivos navideños es una de las citas favoritas de Melania, por lo que no dudará en ser la encargada de ello también este año. Las últimas Navidades, la decoración de la Casa Blanca estuvo cargada de abetos de todos los tamaños, luces, guirnaldas, muérdago y un homenaje a los ‘tesoros norteamericanos’.

Con información de: El Español