Gwyneth Paltrow obtuvo su primer y único Oscar a los 26 años de edad, en la ceremonia de 1999, cuando Shakespeare apasionado arrasó en todas las categorías, incluyendo la de Mejor Actriz, que fue a manos de la hija de Bruce Paltrow y Blythe Danner.

Hoy, a los 48 años de edad, Paltrow recuerda ese momento con un cierto dejo de tristeza. En una entrevista radial con SiriusXM’s Quarantined with Bruce, Gwyneth contó que después de obtener la estatuilla advirtió “que no amaba actuar tanto como pensaba” y detalló lo que sintió por entonces. “Pensé: ¿hacia dónde estoy yendo? ¿Ahora quién voy a ser? No era algo tan consciente, pero comencé a sentir que el brillo de la actuación se estaba borrando, sobre todo al estar bajo escrutinio constante y en tapas de revistas cada vez que atravesaba una ruptura. Noté que era transitorio, que era difícil asentarme en un lugar y yo soy muy hogareña. No quería pasar semanas en un hotel (en un rodaje), esa no era yo”, reveló.

“Me cuestioné si era mi vocación y tenía un jefe muy duro en Miramax”, añadió en relación con el productor Harvey Weinstein, a quien denunció por acoso, y quien en marzo de este año fue condenado a 23 años de prisión por delitos de violación y abuso sexual.

Como consecuencia de la falta de pasión por su trabajo, Paltrow se volcó al desarrollo de su propia compañía, Goop, fundada en 2008, seis años después de la muerte de su padre, hecho que sacudió su vida por completo.

El sitio web de lifestyle dio sus primeros pasos en forma de newsletter, y las recomendaciones se limitaban a restaurantes de moda. Sin embargo, el foco cambió cuando Paltrow se abocó a la verdadera finalidad de su emprendimiento: el bienestar. “Cuando mi papá se enfermó yo tenía 26 años y esa fue la primera vez que contemplé que alguien podía tener autonomía sobre su propia salud. Entonces, mientras él se sometía a sesiones de rayos y a varias cirugías, y le pasaban comida por un tubo, yo pensaba: ‘le están pasando proteína procesada directamente a su estómago, ¿esto lo va ayudar? Parece raro. Hay muchos químicos en esta porquería’”, declaró.

A partir de ese instante comenzó a investigar sobre la conexión entre el azúcar, el cáncer, los pesticidas y otros pormenores. “Cuando haces un cambio y funciona, entonces te pica el ‘bichito’ del bienestar”, expresó en diálogo con la revista derivada de su ahora exitosa página. De todos modos, a pesar de que no disfruta tanto actuar como sí de tomar las riendas de su empresa, nunca dejó de hacerlo, y entre sus trabajos más importantes podemos encontrarnos con Los excéntricos TenenbaumLos amantes, y Iron Man.

Gwyneth planea enfocarse en su empresa “¿Por qué existimos de manera única en el mundo? ¿Por qué las personas vienen a nosotros? y ¿cuáles son los productos, tanto digitales como físicos, que podemos ofrecerles ? Para que Goop pueda seguir siendo un gran recurso para la gente en tantos niveles “, dijo Paltrow.

El “palito” de Glenn Close al Oscar de Paltrow

En una rueda de prensa del filme de Netflix, Hillbilly: una elegía rural, Glenn Close opinó sobre ese premio, a su criterio, inmerecido. “Creo que ser nominado por tus pares es lo mejor que nos puede pasar. Pero a la vez creo que no se puede comparar las actuaciones de una actriz y otra. Recuerdo el año en que Gwyneth Paltrow le ganó a esa increíble actriz que trabajaba en Estación central (Fernanda Montenegro) y me dije: ‘¿Qué? No tiene sentido’”, dijo sin rodeos.

“Creo que la elección de quién gana tiene mucho que ver con cómo le ha ido al filme, si tiene tracción. Con la publicidad, con cuánto dinero se invirtió para exhibirlo en las salas. Tengo que reconocer que estaba molesta por eso”, se sinceró.

Con información de El Nacional