Para Ana Obregón este 2020 ha sido el peor año de su vida. Murió su único hijo, Aléx Lequio, a los 27 años de edad, víctima de un cáncer contra el que llevaba luchando dos años. Desde entonces la actriz se ha mantenido alejada de los medios; sin embargo, recientemente concedió una emotiva entrevista en la que confesó que pensó en varias oportunidades en quitarse la vida.

Obregón contó a la revista ¡Hola! que se planteó en varias ocasiones dejar este mundo para reencontrarse con su hijo a la mayor brevedad posible. Sin embargo, hubo algo que la detuvo: honrar la vida de Aléx y continuar con su legado.

“No te voy a mentir, lo he pensado hacer. Me quería ir. No podía soportar el dolor ni la realidad y lo he estado pensando durante dos o tres meses (…) Estaba muerta por dentro. Aunque he estado en Mallorca, no he salido de mi casa. Los tres primeros meses casi no podía ni salir de la cama”, dijo la actriz.

Ahora Obregón se dio cuenta de cuál es su tarea y está dispuesta a hacer todo lo necesario para cumplir la última voluntad de su hijo: crear una fundación para la investigación de lucha contra el cáncer llamada Fundación Aless Lequio. Para empezar, la actriz donó el dinero de su entrevista con la revista ¡Hola! a este nuevo proyecto.

“Esta fundación tendrá como único objetivo la investigación del cáncer. En España mueren cada año 120.000 personas de cáncer, el doble que por la pandemia. En el mundo cada año 9,6 millones de personas fallecen de cáncer, diez veces más que el millón por el covid-19”, dijo.

Añadió: “Se están invirtiendo miles de millones de euros en todo el mundo para la vacuna, ojalá se hiciera lo mismo para investigar el cáncer ya que es lo único que salvaría vidas”.

Recientemente la actriz anunció en sus redes sociales que regresará a la televisión para presentar, junto conAnne Igartiburu, las campanadas del fin de año desde Puerta del Sol y rendirle un homenaje a su hijo Álex.

Ana ya ha transmitido las campanadas en otras oportunidades 1994, 1995 y 2004.

Con información de El Nacional