Lo que comenzó con una disminución en las proyecciones de ventas del primer trimestre de Apple, y que siguió con un incremento en el precio del oro y estimaciones de recortes del crecimiento económico mundial, ahora se ha transformado en un hundimiento de Wall Street en la jornada de este lunes: el Dow Jones cayó 2,93 puntos, en tanto que el Standard and Poor’s decreció 2,64 puntos. El mercado asiático y el europeo también sufrieron caídas importantes.

Ni el coronavirus ha sido detenido ni su impacto en el desempeño económico mundial a largo plazo está claro. Mientras que el Fondo Monetario Internacional anuncia revisiones a la baja de las estimaciones de crecimiento, los inversionistas siguen refugiándose en el oro y evitan cualquier riesgo con la renta variable.

En el desarrollo de la jornada de este lunes -que todavía no ha culminado al cierre de la redacción de esta nota-, Wall Street sintió con fuerza los efectos del coronavirus. El Dow Jones se hundió 2,93 puntos, en tanto que el Standard and Poor’s decreció 2,64 puntos.

El Nikkei de Japón, por su parte, se mantenía con tendencia a la baja en -0,39 puntos, mientras que el mercado londinense (FTSE 100), se hundía hasta 3,46 puntos.

La demanda del oro como activo refugio ha impulsado la cotización del commoditie. La semana pasada, la onza troy de oro sobrepasaba los 1 600 dólares. En la jornada de este lunes, mantenía su tendencia alcista, rozando los 1 673,96 dólares.