El lateral regresa a Madrid meses después de ser traspasado y con los blancos sufriendo en su puesto. Si marca, no lo celebrará. Tiene una cláusula en su contrato como opción de futuro.

Achraf regresa a Madrid con Zidane echando de menos a una figura como la suya. No en vano, el entrenador francés anda haciendo malabares para cubrir el lateral derecho, con los dos carrileros puros de la plantilla (Carvajal y Odriozola) lesionados, así como los centrales que puede reconvertirse a la posición (Nacho y Militao). Con todo, al técnico le quedan opciones: hoy será titular Lucas Vázquez, y si eso tampoco pudiese ser, siempre podría mandar a Mendy a la derecha y salir con Marcelo en la izquierda. Sin embargo, este momento de ausencias en el flanco diestro de la zaga ha hecho recordar a más de uno lo que el Madrid se está perdiendo sin Achraf.

Salir en dirección al Inter fue una decisión consensuada con el Madrid, pero sobre todo una iniciativa de Achraf, que tenía claro que lo más importante era seguir creciendo con minutos de calidad, lo cual en el Madrid iba a estar difícil mientras Carvajal, una institución del puesto, siguiese a su mejor nivel. La cesión de dos años en Dortmund le enseñó a Achraf que, si bien el Madrid siempre había sido su sueño desde niño (ingresó en la cantera del Madrid en octubre de 2006, como benjamín de primer año), había vida más allá del club blanco. 

En ese proceso se cruzó el Inter de Milán, entre los muchos interesados, con una propuesta económica muy suculenta para el Madrid (40 millones fijos más cinco en variables), otra igual de atractiva para el jugador (arranca ganando cinco millones limpios más bonus por objetivos, en un contrato de cinco años con ficha creciente) y, sobre todo, una oportunidad deportiva que al lateral gustó desde el principio. Antonio Conte, que quedó deslumbrado durante un Dortmund-Inter en el que Achraf hizo doblete, le vendió el Inter del futuro en el que él iba a ser pieza clave como carrilero de un sistema 3-5-2 que le va como anillo al dedo.

Con todo, Achraf no se ha alejado definitivamente del Real Madrid. Su contrato incluye opción de tanteo para el Madrid durante los cinco años, por lo que si el Inter recibe una oferta y se ve tentado a aceptarla, deberá informar al club blanco para que, en un plazo máximo de 72 horas, la iguale o permita que suceda sin intervenir. Lo ideal habría sido una opción de recompra, pero en Italia están prohibidas para evitar el maquillaje financiero de las cuentas.

El Madrid valoró al Inter como una buena opción también en ese sentido: las relaciones con el club italiano son excelentes y en Valdebebas saben que sacar a Achraf de Milán será mucho más sencillo que, por ejemplo, de Múnich (el Bayern también presentó oferta). Carvajal, a sus 28 años, todavía tiene cuerda para rato, pero dentro de unos años puede abrirse un hueco en el carril derecho y el Madrid, por lo pronto, tiene esa carta bajo la manga.

Si hay gol, no habrá celebración

En conversación con AS en octubre de 2019, Achraf dejaba claro que su prioridad era el Real Madrid, pero que no se cerraba ninguna puerta: “No puedo mentir, claro que me gustaría triunfar allí. He crecido en el Madrid, es

 mi casa y ahí me gustaría crecer, pero si no es así intentaré triunfar en otro lado. Ése es mi sueño”. Ya no es jugador blanco, pero el sentimiento sigue latente. Tanto que si ve puerta en Valdebebas, no habrá festejo.

“Si soy sincero, no. No lo haría, no soy de esos jugadores. Es mi casa, es el club que me ha ayudado, que me ha dado la oportunidad de ser futbolista. Le estaré eternamente agradecido. No podría celebrarlo”, comentaba a AS. Le conviene al Madrid andarse con cuidado en ese sentido. Achraf, pese a ser lateral, tiene una relación estrecha con el gol: el curso pasado logró nueve y este ya lleva uno, junto a dos asistencias.

Con información de AS, Manu de Juan