El coronavirus ha hecho que el mundo del fútbol tenga que frenar la acción en las ligas más importantes. Sin embargo, hay una historia, con un guión inesperado, protagonizada por una leyenda de este deporte: Ronaldinho Gaucho.

El histórico jugador brasileño está viviendo un presente complicado e inimaginable para una figura de su talla, una vez que se encuentre recluido en una carcel en Paraguay, acusado por falsificación de documentos.

Pese a lo inverosímil de su situación, Ronaldinho ha podido reencontrarse en prisión con el deporte que lo hizo llegar a la cúspide de la fama, tras haber disputado un encuentro con reclusos del penal.

La disputa, en la que estuvo Dinho, culminó 11-2 a favor de su equipo, con una alta participación del brasileño, quien; cuentan periodistas paraguayos, marcó cinco goles y repartió seis asistencias.

Acompañado por gente del fútbol

Su presencia eclipsó, como era de esperarse, el sitio en el que se encuentra recluido (Agrupación Especializada de la Policía Nacional de Paraguay). Sin embargo, Ronaldinho no fue la única figura presente ligada al balompié.

Entre los que acompañaron esos el se encontraba el exdirigente del Club Sportivo Luqueño, Fernando González Karjallo, quien está recluido por presunto lavado de dinero, entre otros delitos.

Asimismo, el día anterior Dinho recibió la visita de un colega del gramado, Nelson “Pepino” Cuevas, quien luego en una radio paraguaya expresó sentirse dolido con el presente del brasileño.

“Está muy triste por lo que le tocó pasar. Hablamos de muchas cosas. Él es una persona muy noble y tratamos de darle nuestro apoyo incondicional”, dijo Cuevas.

En espera de una resolución

Que su sonrisa haya regresado gracias al fútbol, no quita del tapete el mal trago que está atravesando el otrora jugador del Barcelona.

Desde su detención el 4 de marzo, Ronaldinho está a la espera de una resolución positiva de este caso, que regrese su camino a la libertad.

Aunque ese camino aún está incierto, una vez que el periodo máximo, en el que puede durar un proceso investigativo, es de seis meses, según explicó la jueza Clara Ruíz Díaz.

Todo esto aunado a que la petición de Ronaldinho y su hermano, Roberto de Assis, para que fueran liberados bajo fianza, o se le otorgara la medida de arresto domiciliario, fue desestimada; en principio, por la justicia de Paraguay.

Así pues es como la biografía y palmarés de Dinho, sumó el lustro que, posiblemente, jamás quiso tener el astro brasileño.