Dustin Johnson (-20) ha ganado el Masters de Augusta 2020 y lo ha hecho fiel a su desconcertante estilo: avasallando en el campo e inmediatamente tratando de situarse en una discreta segunda fila (aunque sea imposible, claro). Si no te lo dicen y te lo repiten no te das cuenta de que ha batido el récord de anotación (veinte menos en el Augusta National, se dice pronto, por más que este año no fuera un ogro). Ni una palabra más alta que otra, ni un gesto desencajado. Ni una gota de sudor fuera de su sitio. No existe un ‘crack’ de semejante talla en ninguna especialidad deportiva con menos apego a los focos y las pasarelas. Puede que haya quien no incluya al mozo de Carolina del Sur en el altar de sus preferidos, que hay colores para todos los gustos, pero es imposible que nadie lo considere un tipo cargante, un villano, un ganador arrogante e insufrible.

El Masters de la rabia de Jon Rahm

Acaba de ganar su segundo Grande, pero sólo tiene 36 años y no se nos ocurre ningún candidato mejor preparado, ahora sí, para ingresar en el exclusivo club del Grand Slam, que reúne a esos pocos que tienen en sus vitrinas los cuatro ‘majors’ (recordemos: NicklausTigerHoganSarazen y Player). Sencillamente porque nadie rinde tan bien como él en todo tipo de escenarios, condiciones y torneos. Tanto es así, que él sí era ya miembro desde el año pasado del sufrido y reducidísimo ‘club Poulidor’ del golf, aquel que forman los jugadores que han quedado al menos una vez segundos en todos los ‘majors’. Su asignatura pendiente era precisamente ganar en estas citas, las más importantes. Pero ya no es así, no puede serlo con dos triunfos en el historial y un futuro aún más prometedor por delante como claro dominador en lo más alto del ranking mundial.

Rahm: «Sé que soy capaz de hacer lo que está haciendo Dustin»

Al fin Dustin Johnson se ha hecho justicia a sí mismo. A sus capacidades e incluso a su palmarés (no olvidemos que sólo él, Nicklaus y Tiger han sido capaces de ganar al menos un torneo del PGA Tour durante sus primeras trece temporadas).

Tiger Woods vive su propia pesadilla en Augusta: 10 golpes en el 12

Dustin, según confesaba justo antes de enfundarse la chaqueta verde de manos de Tiger (sin duda, un hermoso guiño del destino), no había dejado de estar nervioso en ningún momento de la última ronda. Es cierto. De hecho, comenzaba fallando la calle del 1, la del 2, otro aprochito más en ese hoyo 2, tripateaba en el 4, fallaba la calle del 5 y también hacía bogey, de nuevo fallaba la calle del 7… Lo sencillo, a toro pasado y una vez hemos asistido a su paseo triunfal por el último tercio del recorrido, sería no complicarse, resumir y reconocer una superioridad abrumadora e incontestable en la última ronda, a imagen y semejanza de toda su semana en Augusta, líder de principio a fin. Sin embargo, hay que decirlo alto y claro: Dustin, que partía con una gran ventaja de cuatro golpes, ha llegado a entreabrir la puerta.

Así vivimos en directo la victoria de Dustin Johnson en el Masters

Pero, puestos ya a alinearse los planetas, ninguno de los grandes nombres encontraba la manera de liberar los fantasmas y de tirarse a su cuello. Estaban todos demasiado ocupados en sus propios problemas: el bogey de Rahm en el 1, el de Thomas en el 2, el de Reed y Fleetwood en el 3, los seis pares consecutivos para abrir de Koepka… Tan sólo Rory parecía capaz de armar un arranque sólido, aunque no lo suficientemente potente viniendo desde tan atrás.

Dustin Johnson asegura el Número Uno del mundo hasta 2021

Cameron Smith y Sungjae Im, al final segundos empatados, sí mantenían viva la emoción, es cierto y merecen todo el reconocimiento, pero sin llegar a provocar serios quebraderos de cabeza, entre otras cosas porque, con todos los respetos, cualquiera de sus notables maniobras nunca iban a minar la confianza del líder de igual modo. No por ahora, en el futuro ya se verá, porque ambos son jóvenes y prometedores. Para entendernos: si eres Induráin y andas jugándote el Tour en las rampas de Alpe DHuez, no es lo mismo que te demarre Marco Pantani a que lo haga Richard Virenque en el año de su debut…

El momento más esperado: Tiger le pone la Chaqueta Verde a DJ

Sí, es cierto, D. J. había llegado a entreabrir la puerta a la remontada, pero una vez comprobó que aún tenía las riendas bien sujetas, que nadie había sido capaz de producir ese arranque demoledor, la cerró en el tee del 8. Desde ese punto y hasta el final ya no hubo color.

Así se reparte la bolsa de premios del Masters de Augusta 2020

El Masters era el torneo que Johnson más codiciaba. En el que más empeño ponía. Prueba de ello es que es el único jugador de la historia que puede presumir de haber jugado once rondas consecutivas por debajo del par en este campo, récord que también alcanzaba hoy, superando las diez de Tiger. Pero ha querido el destino que cantara victoria en la edición del Covid 19, sin baño de multitudes ni patrones rendidos a sus pies en el 18. Por no tener, ni siquiera se reservaba el placer de enchufar el último putt, como mandan los cánones. Así es Dustin Johnson.

A su lado, una vez consumada la victoria y mientras Im preparaba el putt de par para asegurar el segundo puesto, su hermano Austin no podía contener la emoción y lloraba. Él sólo sonreía.

Consulta aquí los resultados finales del Masters de Augusta 2020

Con información de Ten Golf, David Durán