El tenista austríaco debutó en esta Nitto ATP Finals de Londres 2020 con una trabajada victoria, al derrotar al griego Stefanos Tsitsipas en tres sets.

El tenis es uno de esos deportes que en el 95% de los torneos no permite errores ni derrotas, pues en su formato de todo o nada, el que vence sigue adelante en el torneo y el que pierde hace las maletas para casa con malas sensaciones y sin poder conseguir el objetivo marcado antes del comienzo en su andadura. Sin embargo, en el último torneo del año, el que reúne a las ocho mejores raquetas del año, sí están permitidos los tropiezos, y en muchas ocasiones perder un partido no supone la eliminación. Hemos visto a jugadores avanzar a semifinales con una sola victoria y a algunos jugadores caer eliminados con dos victorias en la round robin.

Dominic Thiem y Stefanos Tsitsipas afrontaban la primera jornada de la Nitto ATP Finals 2020 de Londres con las mismas sensaciones y urgencias, pues ambos no habían conseguido buenos resultados en los últimos torneos disputados sobre indoor. El austríaco y griego eran conscientes de que una derrota en este primer partido del grupo suponía comenzar el torneo de la peor manera posible, por lo que los dos jugadores tenían que combinar a la perfección la ambición del triunfo y la tranquilidad de un partido habitual, donde las precipitaciones suelen desembocar en resultados negativos. Y eso fue lo que pasó. El que cometió menos errores acabó llevándose el triunfo. En este caso, Dominic Thiem logró el triunfo al derrotar al griego Stefanos Tsitsipas por 7-6 (5), 4-6 y 6-3 en dos horas y 17 minutos de juego.

Con pocas dudas en su servicio y en sus golpes de derecha, los dos tenistas iniciaron el encuentro atravesando esa fase de ‘tanteo’ tan característico en el tenis, ese lapsus de tiempo donde comprobar las características, el estado de forma o el estilo de juego del rival. Lejos de romper esa dinámica, ambos tenistas mantuvieron ese nivel de juego, haciendo prever que el partido se iba a decidir en el tiebreak. Y así fue. Tanto Thiem y Tsitsipas se iba a jugar la primera manga en el desempate. Allí, Tsitsipas comenzó un poco mejor, poniéndose 3-5 arriba con un minibreak a su favor, pero Thiem despertó. El austríaco no se rindió y sacó su mejor nivel tenístico para darle la vuelta y llevarse la primera manga por 7-6 (5).

Pero esta mejorable versión del austríaco duró más bien poco, o más bien fue el griego quien aumentó su nivel sobre la cancha del O2 Arena de Londres, pensando que sólo podía aferrarse al partido y obviamente al torneo si conseguía remontar el encuentro. Así, Stefanos Tsitsipas comenzó muy decidido el segundo parcial, mostrándose muy firme con su saque y algo más agresivo al resto, rompiendo el saque de Thiem nada más arrancar la segunda manga. Esta oportunidad no la iba a desaprovechar Tsitsipas que se metía de lleno en el partido adjudicándose el segundo set por 6-4.

A Thiem esto le afectó un poco viendo su rostro al sentarse en el banco. Sabía que tenía que tirar de su mejor tenis para romper la buena dinámica de Tsitsipas. Nada más arrancar el tercer set conseguía romper el saque de Stefanos y en un visto y no visto se ponía 3-0 en el marcador. Esta ventaja iba a ser inamovible y Thiem muy sólido desde el fondo de la pista con su drive iba a llevarse la tercera manga y por tanto el partido, poniendo el 1-0 en su casillero en este Grupo Londres 2020.

Con información de Punto de Break, Carlos Molins