El ruso firmó en Viena su quinta conquista del año y certificó su billete a las ATP Finals de Londres. “Ahora mismo solo puedo pensar en jugar ese torneo”.

Ya no cabe ninguna duda, el gran actor secundario de esta temporada 2020 se llama Andrey Rublev. El ruso ha dado un estirón cualitativo en cada torneo que ha disputado desde que empezara enero, demostrando que estaba listo para acceder a la élite incluso con una pandemia mediante. Sus cinco títulos en cinco finales le han llevado a convertirse en el Nº8 mundial y a sacar un billete para el último evento del calendario, la famosa copa de maestros. Para completar este viaje, el moscovita gobernó este último fin de semana en Viena, sumando un nuevo trofeo a su maleta.

“Este torneo es realmente muy especial para mí porque mi abuela era también austriaca, así que llevo algo de sangre austriaca en mis venas. Es un título muy especial para mí”, afirmó el ruso en declaraciones para la ATP. Doha, Adelaida, Hamburgo, San Petesburgo y Viena. Cinco títulos en cinco finales, una determinación del ruso que le coloca esta temporada con un balance de 39-7, igualando las mismas victorias de Novak Djokovic y desempatando los cuatro trofeos que le mantenían unidos al serbio. Tantos éxitos tenían que desembocar en una plaza en Londres, era de justicia.

“Estoy feliz, estoy muy feliz después de haber ganado este título aquí. Estoy feliz por haber conseguido la oportunidad de competir en las Nitto ATP Finals de Londres por primera vez en mi carrera. Ahora mismo solo puedo pensar en eso, no veo el momento de estar allí jugando. Sé que todavía tengo muchas cosas que mejorar como jugador, así que este torneo será un desafío total para mí, la mejor manera de ver exactamente qué es lo que más necesito mejorar para estar a ese nivel y ser capaz de competir ante los mejores jugadores del circuito”, asume el pupilo de Fernando Vicente.

Su semana fantástica en Viena se cerró con cinco victoria sin ceder un solo set, algo que ya había hecho en Doha a principio del año. Sin embargo, esta vez Andrey multiplicó la dificultad y se llevó la copa sin ceder ninguna vez su servicio, ganando los 38 juegos al saque que tuvo a lo largo del torneo. Para entender lo que significa en estos momentos toparse con el ruso en el circuito, nada mejor que escuchar a su última víctima, Lorenzo Sonego.

“No es nada fácil jugar contra Rublev, ahora mismo tiene muchísima confianza. Esta era su quinta final de la temporada, es algo increíble, para mí era apenas la primera. Lo más impresionante dentro de la pista es su mentalidad, por eso es tan complicado enfrentarlo. Él lucha por cada punto, desea ganar cada partido, es realmente fuerte. Además está sacando de maravilla, parece imposible romperle el servicio. Y luego además también resta fenomenal”, completa el italiano, que tan solo pudo sumar ocho juegos en la final del domingo.

París y Londres, últimas paradas

Antes de viajar a Londres, Rublev tendrá una penúltima parada en el Masters 1000 de París-Bercy, donde estará exento de primera ronda y debutará ante el ganador del partido entre Hurkacz y Albot. Eso sí, pasa lo que pase, el de Moscú ya se ha convertido en el primer ruso en ganar cinco títulos en una misma temporada desde que lo hiciera Nikolay Davydenko en 2009. La diferencia es que ‘Niko’ necesitó 23 torneos para llegar a esta marca y Andrey tan solo ha jugado doce eventos en el presente calendario. Le quedan dos, veremos dónde pone el techo.

Con información de Punto de Break,  Fernando Murciego