Después de haber jugado un solo torneo durante este año, el Abierto de Australia a principios de enero donde llegó a las semifinales y cayó por 6-7 (1) 4-6 3-6 ante el serbio Novak Djokovic, el tenista suizo Roger Federer regresó a las canchas motivado y dispuesto a volver a su mejor nivel.

Recuperándose de una cirugía en la rodilla derecha, el 20 veces campeón de Grand Slam se perdió casi toda la temporada y recién regresó a las prácticas en octubre.

Su entrenador, el croata Ivan Ljubicic, visitó a Federer en Suiza y afirmó que “Tanto Roger como yo intentamos hacer nuestro mejor esfuerzo en los últimos ocho meses. Estuve en Suiza y entrenamos en la cancha”.

“Roger está muy motivado; él es increíble. Mucha gente se pregunta por qué todavía juega, y les resulta difícil entender que todavía disfruta del juego y quiere perseguir victorias notables”, agregó al portal Filo.news. “Quiere ser competitivo y volver al nivel que tenía antes de la lesión”.

El objetivo es que el actual número 4 del mundo llegue en óptimas condiciones al Abierto de Australia pero sobre todo a Wimbledon, el torneo que mejor se le ha dado históricamente.

Con información de EFE