Con el propósito de poner en marcha y funcionamiento todas las instalaciones del Hipódromo La Rinconada, las autoridades hípicas, encabezadas por Antonio “Potro” Álvarez, reinauguraron la piscina equina ubicada en el área de caballerizas del circuito caraqueño.

La pileta equina, inaugurado en los año 70, sirve para complementar los entrenamientos y la rehabilitación de algunos purasangres que se ven imposibilitados a cumplir con los ejercicios rutinarios por presentar problemas en sus extremidades.

Uno de los beneficios que aporta el entrenamiento en la piscina equina es evitar la pérdida de peso de los ejemplares y está comprobado que es uno de los mejores tratamientos sin la utilización de medicamentos para la cura de tendonitis, lesiones de ligamentos y problemas de articulaciones, así como heridas y problemas en los cascos.

Con información de Líder