El Real Madrid llegaba al Borussia Park en un notable momento anímico por la victoria liguera ante el F.C Barcelona. Pero, para ellos, el panorama en Champions League se presentaba menos placentero, debido a que, la escuadra dirigida por Zinedine Zidane se encontró con una derrota inesperada ante el Shakhtar Donetsk.

Por la complejidad de este grupo, se hacía vital sumar los tres puntos ante el Borussia Mönchengladbach, cuestión que no se iba a terminar dando pues el conjunto teutón se hizo fuerte en su feudo y dominó el marcador hasta los últimos compases del cotejo, hasta que la escuadra merengue tuvo un aluvión de buen juego y lograron empatar las acciones.

En el terreno de juego hubo un planteamiento muy claro. El Real Madrid se mostró impetuoso, dispuesto a llevar las riendas del encuentro, teniendo al ataque como principal aliado de la mano de las constantes incursiones en ofensiva de Valverde, Vinicius, Kroos y Benzema, todas repelidas con éxito por el guardameta Yan Sommer.

¿El plan del Borussia? Aprovechar las lagunas ofensivas que, por momentos, exhibió el Madrid. En el primer tanto al 32’, una jugada en la que Raphael Varane no puede tapar el centro y en la que Lucas Vásquez descuida su marca, aprovechada por Marcus Thuram que aparece haciendo gala de gran potencia física para, con un potente disparo de pierna izquierda, adelantar a los alemanes.

Al minuto 57, Thuram vuelve a agitar las redes, esta vez con una jugada más accidentada. Remate desde fuera del área, Courtois despeja y deja un rebote servido para que el delantero, completamente solo, defina sin complicaciones. Se debatió una posible posición adelantada pero el lateral, Ferland Mendy, se había quedado enganchado en la jugada.

El conjunto blanco, dos goles abajo, intentó e intentó hasta que tuvo su oportunidad para acercarse en el marcador. Los últimos minutos marcaron el sendero para el empate blanco. Primero con un muy bonito tanto de Karim Benzema al 86’ con un remate de tijera, inalcanzable para Sommer y al 90’ con una jugada en la que participaron Modric centrándola, Ramos bajándola y Casemiro definiendo con un remate violento, que sentenció el empate en tierras teutonas.